El otro enfoque

¿Prostitución infantil en Guanajuato?

En una parte del bulevar Emiliano Zapata, en la salida a San Felipe, en el municipio de Silao, la presencia de niñas y niños que ofrecen servicios sexuales, ha alarmado y ocupado a las autoridades.

Los casos se esconden en los paraderos de camiones ubicados cerca del lugar, donde incluso han convertido esta área, como la zona roja del municipio. Todo con omisión de la Policía y la tolerancia de la Dirección de Fiscalización.

El director de Fiscalización, Luis Jaime Carpio Rodríguez y sus favorecidos inspectores, se han acostumbrado a este fenómeno, y aunque cada noche ven la tragedia de los adolescentes, su indolencia los ha delatado.

El escenario nocturno por el lugar, no sólo es decepcionante, sino aterrador.

Los camioneros pueden subir a las niñas o niños, según su gusto, a unos metros antes de la entrada principal del Parque Industrial “Las Colinas”. El número de chicos que caminan por el lugar, a altas horas de la noche, se ha vuelto muy común.

Los taqueros, los comerciantes del lugar, los propietarios de llanteras y algunas refaccionarias nocturnas, dan testimonios de los hechos y ven cómo niñas de 14 y 15 años, “y últimamente niños de la misma edad”, buscan conseguir dinero a cambio de prostituirse con camioneros y obreros del Parque Las Colinas.

“Es triste ver eso, pero no sabemos si son de aquí de Sopeña o de otro lugar. Los fines de semana, aquí los ve. Casi siempre después de la una o dos de la mañana”, me contó un taquero sorprendido, que lleva cuatro años en su negocio.

En los últimos meses, la presencia de homosexuales también se ha incrementado en la zona y sus servicios sexuales, se anuncia hasta con cartelones que sostienen en sus manos, como quien pide aventón.

De acuerdo con las autoridades estatales, esta carretera se ha convertido en una de las más transitadas del estado, debido a la conexión que ofrece para el Golfo de México y la zona norte del país.

Cada noche, la presencia de camioneros en la zona roja de Silao, es un escenario que parece acostumbrar a los que habitantes del lugar, pero la presencia de niñas y niños, los la indignado y alarmado.

¿Qué harán las autoridades?