Dos puntos más al DAP

1.- El costo político

Ayer hubo encerrona ultra secreta entre los diputados que están al tanto del famoso y conocido Derecho de Alumbrado Público, DAP. Estaba la diputada panista, Karina Padilla, el diputado azul, Oscar Arroyo, así como el diputado tricolor, Luis Felipe Luna Obregón, con sus respectivos asesores.

El fondo del asunto era determinar si subían o no el tope del ocho por ciento que, por costumbre, ya se establece en los recibos de la Comisión Federal de Electricidad. Además, tenían que determinar si extendían el cobro a los propietarios de baldíos o hay algunas excepciones.

Aunque los diputados acordaron no informar nada, por aquello del costo político que tendrán que asumir todos y cada uno de ellos, hay un avance considerable en sus negociaciones, por lo que no dude que salgan con parches al famoso decreto pospuesto para enero del 2014.

Dicen los que saben que, de entrada, los diputados analizan si suben del ocho al diez por ciento al consumo, la cuota de cobro del DAP y, otros advierten que todavía hay serias dudas de que se aplique el transitorio a todos los propietarios de predios urbanos y rurales.

Lo cierto es que, tras ocho meses de análisis, los diputados siguen con las sumas, restas y multiplicaciones. Aunque se debe advertir, sin temor a equivocarnos, habrá aumentos en ese derecho

2.- El PRI quiere litigar

El diputado priista, Javier Contreras Ramírez, se enfrentó a la mayoría panista, en su primer round que lanza en el inicio de periodo legislativo. La nueva figura que representa como Presidente del Junta de Gobierno, no bastó para convencer a sus compañeros legisladores de oposición.

Es decir, con esta decisión, el legislador celayense también padeció el primer desaire de los diputados del PVEM y PRD, quienes se abstuvieron de apoyarlo en el tema de revisar la conformación de las Comisiones al interior del Congreso. Sólo el diputado de Nueva Alianza, Marco Antonio Miranda Mazcorro, le dio su voto.

En realidad, el sentido de la votación era de esperarse, pues según el diputado tricolor, lo único que necesitaba, era el documento donde se redactó el argumento que podría presentar el PAN respecto al tema. Y lo logró.

Sólo que le hicieron llegar un escueto escrito sin membrete y sin firma, es decir, que de poco servirá para ese nuevo litigio que ha decidido emprender el coordinador de los diputados del PRI en el Congreso del Estado, ante la instancia que corresponda.

¿Cuál instancia? Ni ellos lo saben.

3.- Alvar, al banquillo del Congreso.

El Secretario de Seguridad Pública, Alvar Cabeza de Vaca, tendrá que rendir cuentas antes del segundo informe de gobierno. Los diputados quieren saber cómo va el asunto del proyecto, Escudo, cuyos arcos y cámaras de video todavía no se ven por ningún lado.

Llama la atención la comparecencia del funcionario, si considera que el acuerdo de los diputados, salió tras la reunión que tuvieron con el auditor general del Congreso, Mauricio Romo Flores, quien por cierto, no soltó prenda del asunto.

Y es que los legisladores querían saber si la auditoría del proyecto Escudo estaba a la vuelta de la esquina, lo que resulta por demás imposible, si considera que hasta diciembre, apenas comenzaría la primera parte del proyecto.

Al no contar con datos concretos, los legisladores decidieron llamar al Secretario de Seguridad y dicen que más de alguno, le soltará la pregunta del famoso mercenario que burló todos los esquemas de confianza.