Digital Capital

Los datos: de lo cotidiano a lo impensable

Serán cosas de la temporada navideña, pero desde hace unas semanas he notado un incremento en las actividades de los encargados de surtir los pedidos solicitados vía web en algunos de los supermercados de la zona en que vivo. Asimismo, hace más poco, cuestión de días, vi que en algunos lugares públicos del rumbo el gobierno del Estado de México colocó quioscos electrónicos para tramitar y obtener "en 5 minutos", se asegura, actas de nacimiento otorgadas en la entidad.

Aunque todavía es prematuro para conocer los resultados de venta en línea o en tiendas físicas de esta temporada, todo parece indicar (por la inercia, según se ha visto en los últimos reportes mensuales) de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (Antad), que el consumo seguirá creciendo, ahora también en más canales, como es la web.

Aquí, la mano por ahora la lleva Superama, que concentra, según una encuesta de Merca2.0, 43.3 por ciento de los consumidores que hacen su súper online (y 21.6 por ciento en Walmart, para dejar un tremendo 1-2 para Walmart México y Centroamérica, dueña de esas dos operaciones).

Hacer el súper en línea, tramitar actas de nacimiento (o el pasaporte, o la visa para algunos países) son quizá el punto de contacto más cercano que los consumidores podemos tener con la llamada revolución de los datos.

Y como todo avance tecnológico, esto ha llegado sin darnos cuenta. Simplemente, como el dinosaurio, es algo que de pronto ya estaba ahí un día que nos despertamos.

Pero vale la pena detenerse en algunas consideraciones sobre los datos. Es difícil de creer, pero según la Business Software Alliance (BSA), un grupo donde participan las principales empresas del sector a nivel global, más de 90 por ciento de los datos del planeta se crearon sólo en los últimos dos años.

Lo más asombroso es que, de acuerdo con el estudio ¿Por qué son tan importantes los datos?, de la BSA, las tecnologías actuales y los avances en la capacidad de la banda ancha, así como los sistemas de almacenamiento físico y virtual de la información, permiten que cada dos años se duplique la velocidad con la que se producen los datos.

Claro que eso incluye cada vez que uno entra a promover algún hashtag o le damos "me gusta" al video donde Mike Tyson demuestra sus habilidades (es un decir) sobre una de las nuevas patinetas tipo hover.

Pero también se incluye cada vez que un ingeniero sube a su sitio personal un nuevo programa que será la base de su siguiente app; o cuando un doctor en la Ciudad de México llena un formulario con los síntomas de su paciente ubicado en algún poblado de Yucatán al cual atendió vía telemedicina.

Como dice Victoria Espinel, directora y presidenta de la BSA: "El uso revolucionario de los datos por parte de las personas está provocando cambios y progresos extraordinarios alrededor del mundo. Sus esfuerzos relacionados con los datos fortalecen a otras personas y comunidades, y ayudan a las empresas a usar recursos con más eficacia".

De acuerdo con la BSA, algunas de las cosas que el dominio de los datos facilitan es: predicciones más tempranas de las crisis climáticas; tiempos de viaje más cortos (para muestra, Waze); mayores rendimientos de cosechas (datos en las semillas o en los tractores); diseño de edificios inteligentes...

Aquí entra en escena una de las predicciones de la consultora tecnológica Gartner, quien asegura que para 2020 habrá 25 mil millones de dispositivos en todo el mundo que generarán datos "sobre cualquier tópico que se pueda imaginar".

Con esta enorme cantidad de información, dice la firma, el gran reto para usuarios, sean empresas, gobiernos, universidades o simples usuarios, será hallarle sentido y coherencia a ese universo de datos. "Aquellas entidades que dominen todo el poder de esta marea de información serán los ganadores" en esta revolución de los datos.

Los usuarios de a pie seguiremos, mientras tanto, manteniendo el asombro... o cultivando la costumbre... de poder hacer cosas cotidianas cada vez más fácil.

@alex_angeles
digitalcapital@gmail.com