Digital Capital

Autos autónomos y mensajería instantánea, por la misma avenida

Con una creciente penetración de telefonía móvil y una mayor difusión de conectividad en todos los continentes, la llamada convergencia e internet de las cosas se desbordan y comienzan a tocar segmentos que preludian cambios profundos en cómo nos comunicamos, trabajamos y hasta nos transportamos.

Es parte de lo que la influyente analista Mary Meeker observa en sus Tendencias de Internet 2016 que ya comentábamos por aquí la semana pasada.

Varias cosas destacan en el reporte para la firma de inversiones Kleiner Perkins Caufield & Byers, pero los dedicados a la mensajería instantánea y a los automóviles autónomos merecen mención especial.

En algunas calles ya se ven, más bien como experimentos que como una experiencia para usuarios o pasajeros, pero a decir de Meeker, los automóviles autónomos marcan una de las grandes tendencias para el corto plazo. De hecho, para Meeker la tan ansiada convergencia entre diversas plataformas tecnológicas ya es más bien un entrecruzamiento en el que internet, telefonía, domótica (hogares conectados) y la tecnología en el camino tienen cada vez mayor interrelación.

En el caso de los automóviles autónomos (self-driving vehicles), Meeker afirma que la integración de tecnologías de información en los coches apenas está en su arranque, pero hay una gran innovación a nivel global.

Para la analista, los automóviles son la siguiente "gran plataforma" del cómputo. Los autos conectados de hoy, muy básicos todavía, son prueba de que los usuarios quieren y pagarán casi lo que sea por estar en línea todo el tiempo. Asimismo, los avances en automatización de los vehículos, a partir del análisis de millones de kilómetros registrados por conglomerados de varias industrias, ya pueden demostrar que tanto las empresas como los usuarios están listos para adoptar el concepto.

Meeker advierte, sin embargo, que las autoridades y los reguladores van mucho más lento a la hora de adoptar las nuevas tecnologías.

¿Cuáles son los ganchos para que el mercado se abra? Meeker dice que las empresas deberán asegurarse que los pasajeros no sólo estén perfectamente comunicados y seguros, sino tener opciones de entretenimiento a bordo.

¿Qué le espera a la industria? Más allá de las predicciones de Meeker, haya análisis en sólido de firmas como Morgan Stanley que prevé que los autos autónomos generen ganancias de 507 mil millones de dólares hacia 2040. Por su parte, Accenture anticipa que por lo menos la mitad de todos los coches nuevos en 25 años serán self-driving.

Entre las armadoras más interesadas en promover el concepto de carros autónomos destaca General Motors, que recientemente puso a rodar, si bien como experimento, un Bold 2017, la versión más reciente de su coche eléctrico de gama alta.

Otra firma interesada es Uber Technologies, que ha invertido millones para investigar las mejores opciones de enviar a sus clientes vehículos automatizados. Por cierto, en cuanto al futuro del transporte, Meeker dice que los usuarios en las grandes ciudades van a preferir alternativas como UberPool, el modelo que implica compartir un viaje entre varios pasajeros.

Otro fenómeno que destaca Meeker en su reporte es el de las plataformas de mensajería instantánea. En este sentido, y aunque los mensajes que implican texto siguen dominando, Meeker predice que las nuevas tecnologías de reconocimiento de voz harán que en breve las interacciones entre usuarios se hagan preferentemente por esta opción.

Aquí, la analista dice que la clave del éxito será la capacidad de reconocimiento del software dedicado (99 por ciento, dice, es lo mínimo que deben demostrar los productos de las empresas en este rubro). Las mejor calificadas, dice, son la china Baidu (97 por ciento) y Google (92 por ciento).

@alex_angeles
digitalcapital@gmail.com