Digital Capital

¿Queremos una revolución en la banda ancha?

Por distintas avenidas se confirma que en México, a pesar de lo vivido y experimentado en años recientes, cortesía de empresas que quieren imponer a fuerza la ley del más grande, podría estar gestándose una auténtica revolución en las telecomunicaciones.

El hecho más reciente es la confirmación de la licitación de espectro en las bandas conocidas como AWS (las iniciales en inglés de Servicios Inalámbricos Avanzados).

Aquí, el gobierno obtuvo una oferta de más de 43 mil 700 millones de pesos de dos firmas, Radiomóvil Dipsa (Telcel) y AT&T Comunicaciones Digitales.

Si bien la mayor parte de esta licitación se la llevó Telcel, pues se llevó bloques en dos de las tres subastas, no es de despreciar lo que AT&T está haciendo desde que llegó, a golpe de miles de millones de dólares, al mercado mexicano.

Así, una vez que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), confirmó la subasta, Telcel será poseedor de 41.2 por ciento del espectro asignado a telecomunicaciones del país en las bandas AWS. Por su parte, AT&T tendrá 38.2 por ciento. Cabe destacar que Movistar se había bajado del proceso licitatorio. El restante espectro en estas bandas lo tiene la firma de construcción Grupo SAI.

El tipo de negocios que se pueden desplegar en la banda AWS tiene mucho que ver con las redes de nueva generación, en específico las 4G, que los operadores tendrán que construir y para lo cual deberán invertir miles de millones de dólares.

Por ello es comprensible que Movistar hubiera declinado entrar al tramo final de la subasta, ya que uno de los argumentos que la filial de la española Telefónica empleó en su momento es que la ruta crítica que trazó el Ifetel para emplear estas bandas tomará más de dos años.

De mientras, la misión que tienen los operadores, aparte de dar viabilidad a su negocio, es a detonar junto con el gobierno y los reguladores la penetración de la banda ancha.

A la fecha, según el Índice de Desarrollo de la Banda Ancha (IDBA), que presenta el DigiLAC, una iniciativa del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), México va muy a la zaga de en América Latina en este tipo de infraestructura. El IDBA califica con 4.72 puntos, en una escala de 10, en su índice total para México, que incluye valores como Políticas Públicas y Visión Estratégica, Regulación, Infraestructura y Aplicaciones y Capacitación. El mejor calificado en la región es Chile, con un promedio de 5.76.

Sin embargo, hay mejoras, como señaló recientemente la OCDE, entidad para la que México pasó del lugar 93 de su índice de accesibilidad a internet, al 4 en apenas unos años. Gran parte de eso se debe a que el gobierno se puso las pilas y empujó una más coherente política pública informática. Asimismo, las inversiones que las empresas han realizado en el ramo.

Con ello, la penetración de la banda ancha ya llegó a 57 por ciento. Y en cuanto a desde dónde se tiene acceso a la red, 67 por ciento de los usuarios de banda ancha lo hacen por medio de sus teléfonos inteligentes.

El reto ahora será no dejar que se pierda ese momentum, ya que el potencial es enorme. Para empezar, de acuerdo con Telcomía, la penetración de la banda ancha llegará a 61.5 por ciento en 2018, un salto verdaderamente alto desde el casi 45 por ciento actual.

Cabe recordar que la propia OCDE, el año pasado, refería que México era el segundo peor país dentro del organismo, sólo superado por Turquía, por lo que hay un amplio trecho que avanzar. Quizá el mejor indicador al respecto lo da el BID, que proyecta que cada salto de 10 por ciento en la penetración de la banda ancha resulta en un crecimiento de 3.2 por ciento del producto interno bruto.

Es de esperarse que a este crecimiento en el uso de la banda ancha lo acompañe una explosión de contenidos apropiados o de aplicaciones relevantes. Con ello se podría cumplir el dato del acompañamiento del PIB con mayor número de usuarios conectados a altas velocidades. De otra forma, nos quedaríamos solo con enormes avenidas digitales, sin nada que voltear a ver.

@alex_angeles
digitalcapital@gmail.com