Digital Capital

Donde las calles se llenan de monstruos

Luego de meses de hablarse del juego de moda, Pokémon Go llegó a México la semana pasada en lo que podría ser uno de los mayores éxitos masivos en muchos años.

Los expertos dicen que este título, si bien ha detonado el valor de la marca así como el de sus dueños, también marca un hito en cuanto a que se trata del primer producto de la industria de los videojuegos en masificar el concepto de la realidad aumentada (AR, por sus siglas en inglés).

Es por ello que la difusión e impacto global de este producto de Niantic Labs es también una vindicación de Google: falló con Google Glass, pero atinó al incubar a Niantic.

Los expertos en valor de marca dicen que el modelo de negocios de Niantic con Pokémon Go se ampara en dos factores clave: la propuesta de valor que transmite el producto en sí y el mejor método para generar ingresos a partir de esa propuesta. Ahí comienza a radicar el éxito, pues Pokémon Go comenzó a atraer a los fans del universo de estos demonios de bolsillo y ya lo trasciende a otro público. Además, trasciende en cuanto a dispositivos. Al ser una propuesta de AR, va más allá de los dispositivos originales (las consolas de Nintendo) e invade otros: smartphones, tabletas, etc.

Además, conceptualmente, por medio de la AR, el universo Pokémon y su fiebre por recolectar cosas y fortalecer los personajes de alguna manera se transportó al mundo real a partir de las relaciones geográficas a las que acuden los jugadores a partir de puros datos digitales esparcidos por el planeta.

Y no es todo en cuanto a innovaciones. Según una nota del Times de Los Ángeles, John Hanke, director general de Niantic Labs, creadores de Pokémon Go, busca que los jugadores utilicen lentes de contacto conectados a internet, gastar fortunas en los negocios que sus juegos promueven y... limpiar los parques públicos.

Hanke ya goza de la fama que normalmente se les prodiga a las estrellas de rock. Y cómo no, si Pokémon Go es la app que más rápido tuvo 50 millones de descargas. Y eso que se trata de un pequeño laboratorio de 50 empleados, quienes trabajan frenéticamente para "parchar" las fallas de las primeras versiones de Pokémon Go.

Ex Google Maps, Hanke lideró un equipo que diseñó Ingress, un juego para móviles en el cual se inspiró y basó para Pokémon Go.

De hecho, Pokémon Go no podría existir sin Google, de la cual se separó totalmente el año pasado. Pero mantiene inversión del gigante de SIlicon Valley así como de Nintendo.

Como un ejercicio de AR, Pokémon Go invade varias capas de la realidad de los jugadores: siguen mapas, se juntan, comparten de forma física y virtual, caminan por parques y lugares públicos... se nutre de retroalimentación de jugadores... pueden comprar in-app, etc.

Los jugadores de Pokémon Go han caminado en unos meses más de 12 mil millones de kilómetros, muchos más que las 161 millones que hicieron los de Ingress el año pasado. Además, muchos de esos pasos significan cierta unión transgeneracional ya que Nintendo ha estado presente por décadas y el universo Pokémon lleva años en el mercado. Eso une a la Generación X, la Y, los Millennials, la Z...

Otro punto a considerar es que con Pokémon Go convergen varios conceptos que se han manejado los últimos años sin que hubiese (hasta ahora) una clara aplicación además de la AR: big data, colaboración, realidad virtual, mobbing, dinero digital... internet de las cosas...

Se puede hablar de una invasión global de Pokémon Go, a tal grado que han prohibido que se juegue en aeropuertos, en o cerca de zonas estratégicas (como plantas energéticas o bases militares) en varios países. Han llegado a "soltarlos" en museos dedicados al Holocausto o la embajada de Ecuador en Londres, que resguarda a otro ícono de la cultura digital contemporánea: Julian Assange (WikiLeaks). De hecho, como reporta The Guardian, en Arabia Saudita se expidió una fatwa contra el juego. La realidad digital, ha dicho el propio Hanke, nunca se había integrado de forma tan evidente en el mundo real.

De hecho, en un ensayo publicado en Brookings.edu se dice que Pokémon Go es más que un juego: "se trata de un portal primitivo hacia una tecnología que está cambiando nuestro mundo (...) Pokémon utiliza AR y GPS para conectar lugares del mundo real para crear una cacería de monstruos con profundas implicaciones".

Se trata de una versión primitiva de AR y otras tecnologías por venir. Hay muchos problemas: los servidores se caen, la app se congela frecuentemente y consume datos y batería frenéticamente. Es lento, no confiable y lleno de fallas. Pero a pesar de que es solo un juego también nos da una breve mirada de cómo será la tecnología y su relación con el mundo en un lustro o una década.

@alex_angeles
digitalcapital@gmail.com