Digital Capital

Dejemos que el 'software' sea más libre

Oculto debido a la proliferación de la piratería de producto de programas informáticos, que abaratan pero pervierten el acceso a nuevas tecnologías, se viene gestando una interesante efervescencia en algunas entidades del país detonada por el fenómeno del software libre.

Esta práctica tecnológica, que consiste en el desarrollo e instalación y oferta de paquetes de software para personas y empresas de manera gratuita o a costos muy bajos, lucha por darse a conocer.

Punta de lanza es el Laboratorio de Software Libre (Labsol), del Consejo Zacatecano de Ciencia, Tecnología e Innovación (Cozcyt). Lleva cuatro años de su fundación y además de su impresionante catálogo de productos desarrollados in-house por futuros ingenieros, ya es un referente para otras entidades. Simplemente en Campus Party (que culminó el pasado 3 de julio en Guadalajara), participaron 450 jóvenes bajo iniciativas del Labsol y otros programas del Cozcyt.

No solo Zacatecas, avanza por esta avenida que ha cobrado un repunte gracias al desarrollo de proyectos bajo la noción de que el internet de las cosas (IoT) es la plataforma ideal para que el software libre explote por la generación de líneas de negocios híper especializados como el cómputo en la nube, el análisis y aplicación de big data, minería de datos, telemetría (aplicaciones en los autos) o domótica (casas inteligentes).

Oaxaca es también un estado con interesantes iniciativas de software libre. En este campo actual de revueltas debido a la polémica que generó la reforma educativa, así como el manoseo de recursos y exigencias irracionales por parte de grupos presuntamente civiles, se gestan desde hace tiempo iniciativas reconocidas en el campo del software libre como los programas del Instituto Tecnológico de Tuxtepec y el de Pinotepa Nacional.

En Tuxtepec, en mayo apenas se graduaron 351 estudiantes, la mayoría (272) con el perfil de ingenieros (incluyendo en Informática, Sistemas Computacionales, Electrónica, etcétera). Esta unidad académica cobra cada vez más relieve por los talleres y seminarios que ofrece. Uno de ellos es el Festival de Instalación de Software Libre (Flisol), considerado el mayor evento de difusión de América Latina.

La más reciente versión del Flisol se llevó a cabo en abril y como gancho para la asistencia se ofreció instalar, gratis y legalmente, paquetes de software libre a las laptops de los visitantes. Esto incluyen suites de diseño, de seguridad, de administración y demás herramientas.

Con ello se pretende promover el uso del software libre tanto a nivel personal como de empresas y así, Oaxaca podría empezar a dejar atrás otro tipo de bloqueo al ocupar uno de los últimos lugares en el país en cuanto a conectividad. Hay que recordar que en la más reciente Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares del Inegi, en el sureño estado tienen acceso a internet apenas 1 de cada 7 hogares. En contraste, en la Ciudad de México tiene acceso más de 63.1 por ciento de los hogares.

Este tipo de iniciativas, junto con el trabajo de los jóvenes expertos en software libre de Zacatecas, Tuxtepec o Pinotepa, deberán apoyarse y tomarse en cuenta para que México salga del embarazoso lugar que ocupa en cuanto al acceso a las tecnologías. De acuerdo con el Índice de Competitividad Global, el país es 83 de 144 naciones. Asimismo, en cuanto a la oferta de tecnología por parte del gobierno, somos el 88.

Desgraciadamente impera la noción de que el software es caro e inaccesible y por ello prolifera la piratería, inclusive en tiempos de distribución de herramientas sofisticadas a bajo costo o gratuito por web. Cientos, y hasta miles, de millones de dólares se van con las mafias, lo que dificulta que jóvenes de las entidades mencionadas y otras en el país, se queden sin posibilidad de explotar sus talentos y empujar un menor futuro para todos.

@alex_angeles
digitalcapital@gmail.com