Miércoles de 2 x 1

El futbol busca a su estrella en el cine

A unas cuantas horas de que comience el Mundial de Futbol por todos lados se habla del tema, por lo que aquí seguiremos la tendencia, sobre todo cuando el siguiente mes, pese a estar en pleno verano cinematográfico, los grandes estrenos se irán de vacaciones para ver los partidos.

Para empezar, hay que decir que el futbol, el deporte más popular del planeta, ha tenido una participación discreta en la pantalla grande. Mientras otras disciplinas tienen películas memorables que las representen en el cine, el balompié parece no tener un film que realmente valga la pena.

Ejemplos de grandes películas deportivas hay varias, desde Rocky o Toro Salvaje en el boxeo, Un domingo cualquiera o Duelo de titanes en el futbol americano, o hasta lago más relajado como Space Jam para el basquetbol, por mencionar sólo a algunas, hacen sentir más el vacio del futbol.

En lo personal, si me preguntan por una película de futbol la primera que me viene a la memoria es Escape a la victoria. En su momento generó grandes expectativas por su reparto encabezado por Sylvester Stallone, Michael Caine y el mismísimo Pelé. El resultado, sin ser un fracaso, pues tampoco hablamos de la gran película sobre todo si consideramos que se tocó el tema de la Segunda Guerra Mundial.

Si le rascamos un poco encontramos Quiero ser como Beckham; estelarizada por Keira Knightley la cinta no pasa de palomera por su propuesta básica de dos chicas que quieren ser estrellas de futbol, inspiradas por el ex jugador de la selección inglesa.

Sin tener algo de malo que sea muy ligera, queda en el camino para convertirse en la representante definitiva del futbol en el cine.

Hay algunas películas genéricas de futbol, aquellas donde se exponen situaciones absurdas como poner a perros a jugar con niños, o karatecas que se meten a la cancha para demostrar que hay más de una forma para patear un balón. Esto da para una obra palomera que vale para un sábado por la tarde, pero nada más.

¿A qué se debe esta oferta pobre en calidad (en comparación con otros deportes) del pambol en el cine? La primera respuesta podría ser que en Estados Unidos, el productor más grande de cine, el futbol es el quinto o sexto deporte en preferencia, muy por debajo del americano, basquetbol, beisbol y hasta hockey sobre hielo.

Eso explicaría porque los estadounidenses no producen mucho en ese tema, dejando la cancha a otros países donde sí hay afición por esta disciplina.

En el caso de México, una de las películas clásicas es El Chanfle, protagonizada por Roberto Gómez Bolaños, quien acompañado por su equipo de televisión hizo una comedia aceptable sobre un hombre que deseoso de convertirse en futbolista terminó de aguador del Club América. De nuevo, sin ser malo tampoco cae en lo destacable.

Si nos adelantamos varios años nos topamos con otros intentos, como Atlético San Pancho o Rudo y cursi. Ambas dejaron buen sabor de boca entre los aficionados, pero tampoco para clasificarlas como clásicos, pero ahí está el tema.

Aunque con presupuesto estadounidense, pero pensada para el público latino, está la trilogía de Gol. En las primeras dos partes protagonizada por Kuno Becker, pretendía acercar al público de EUA al soccer por medio de la historia de un chico de origen mexicano que vive el sueño de convertirse en una estrella del futbol europeo para luego alzarse con el título mundial; algo así como Los Súper Campeones.

El proyecto se quedó inconcluso, pese a que se concluyó la trilogía, la tercera parte salió pero sin Becker, con menos presupuesto y menos difusión por lo que careció de la proyección necesaria, por lo que de nuevo, se quedó en el camino para convertirse en la icónica del futbol.

Otra de las apuestas de los últimos años apenas la vimos en 2013 con la argentina Metegol. Dirigida por el ganador del Oscar Juan José Campanella, esta animación parte de la afición del realizador quien combinó dos de sus pasiones.

En televisión habría que destacar documentales que van desde la formación de futbolistas, biógrafas de estrellas y hasta investigaciones de redes de corrupción, pero al pensarse para la pantalla chica tampoco tienen oportunidad para ser el icono del séptimo arte.

Vendrán más propuestas (ya está por estrenarse un biopic de Pelé) y seguiremos esperando una que valga por sí misma para convertirse en un clásico.

¿O tal vez sea mejor la vida real? Por eso no es descabellado que una cadena de cines haya apostado por comprar los derechos del Mundial para transmitirlos en sus salas en vivo.

alejandro.suarez@milenio.com