Miércoles de 2 x 1

Entre espías, súper héroes y brujas

Historias de espías hay muchas, tanto en televisión, literatura y cine. Casos emblemáticos son los de James Bond y Jason Bourne, ambos nacidos en libros pero que saltaron con gran éxito a la pantalla grande. Ambos personajes tienen un “hermano menor” por así decirlo, que este fin de semana estrenó su última cinta: Jack Ryan, principal en Código sombra.

La cinta, dirigida por Kenneth Branagh (responsable de la primera película de Thor), es la continuación de una saga cinematográfica que empezó en 1990 y que había sido olvidada hace 12 años. La caza de octubre rojo, Juego de patriotas, Peligro inminente y La suma de todos los miedos son los antecedentes de esta película.

El protagónico recae en Chris Pine (un actor que si bien no es la primera persona que viene a la mente cuando pensamos en cintas de acción, ya tiene un currículum que presumir, en especial por su capitán Kirk de Star Trek.

En esta ocasión, Pine interpreta a Ryan, un doctor en economía reclutado por la CIA para ser agente de inteligencia en los grandes bancos y así detectar posibles financiamientos a grupos terroristas que atenten contra Estados Unidos.

El reparto lo completa el veterano Kevin Costner como Thomas Harper, el encargado de reclutar a Ryan y Keira Knightley como la esposa del protagonista. Del lado de los malos está Viktor Cherevin (Kenneth Branagh), como la mente maquiavélica que atenta no contra Estados Unidos, sino contra la economía global.

Cierto, Código sombra está cargada de cliches como el ruso malo, la CIA siempre atenta para defender las libertades del mundo y el final feliz para la cultura occidental, no se puede negar que la cinta tiene buenos momentos, como presentar a un héroe no perfecto, sino con grandes problemas para afrontar su misión la cual él no quiere.

Tampoco se abusa de las persecuciones, lo cual da más tiempo a desarrollar una historia con puntos de trama, y cuando hay que detener al malo no es necesario destruir media ciudad para atraparlo, lo que le da más valor a una trama original, en el sentido de que no está basada en uno de los libros de Jack Ryan.

Como relanzamiento de la franquicia es bueno tener una película fresca, tal vez no sea la más memorable del género pero sí te deja la impresión de haber invertido bien tu dinero y tiempo en ver ésta, que no sería raro ver una secuela en uno o dos años, todo dependerá de sus resultados en taquilla.

Lo que sí dejó un mal sabor de boca este fin de semana fue el anuncio de Warner Bros. de que su apuesta más grande de los últimos años Batman vs Superman se atrasa 10 meses para estrenarse en mayo de 2016.

La razón oficial del retraso es que van a “pulir” el proyecto, algo que no queda muy claro, por lo cual las especulaciones salieron hasta por debajo de las rocas. Que si esperan que Ben Affleck renuncie como el nuevo Batman, que si es para darle tiempo a Gal Gadot para que suba de peso y dé el tipo de Wonder Woman, o de plano el miedo de enfrentarse a la segunda parte de The Avengers.

Son puros rumores, pero lo cierto es que desde finales de 2013 se preveía algo así debido a que el guión, originalmente escrito por Zack Snyder y David S. Goyer iba a ser “revisado” por el Chris Terrio, encargado de Argo.

Otro de los rumores de las últimas semanas era que Warner estaría filmando de manera paralela Justice League, una estrategia que ya se la sabe por proyectos como Harry Potter y El Hobbit. Esto retrasó el proyecto, ya que para ejecutarlo aún no tiene a los actores que darían vida a otros héroes, vamos, ni siquiera se tiene al villano de Batman vs Superman.

Donde no hay vuelta atrás es en Maléfica, cinta live action del cuento La bella durmiente, pero visto desde la óptima de la bruja, encarnada por una Angelina Jolie que al menos en los cortos se ve tanto mala como un poco anoréxica, al menos de la cara.

En su apuesta por expandir sus opciones de franquicias, Disney volteó a sus películas animadas del siglo pasado y tras la buena recepción (pero sólo en taquilla) de Alicia en el país de las maravillas el estudio del ratón volvió a apostar por la fórmula con Oz el Poderoso, con malos resultados.

Ahora, con la esperanza de volver a triunfar, o al menos no hacer el ridículo de Espejito, espejito, vuelven los cuentos de hadas en su versión de carne y hueso con esta adaptación que al menos genera curiosidad de ver a Jolie como la mala.

Si ésta falla, no se preocupen, ahí vienen otras apuestas como Cenicienta, otra del Mago de Oz y de Peter Pan, que por cierto, toma como fecha de estreno julio de 2015 en lugar de Batman vs Superman.

alejandro.suarez@milenio.com