Miércoles de 2 x 1

Y ahora los Ariel

En 2014 ya hablamos de unos Ariel por lo bueno, sus competidores...

Una vez pasada la época de premios en la industria más grande de cine ahora viene el tiempo que en México se den tiempo para hacer lo propio. La Academia Mexicana de las Artes y Ciencias Cinematográficas dio a conocer los nominados para la 56 entrega de los Ariel a lo mejor del cine en nuestro país, incluidos algunos reconocimientos para proyectos extranjeros.

De principio destaca que los últimos 12 meses previos el cine mexicano tuvo varios éxitos, desde una presencia importante en festivales como en taquilla, dando aire a un gremio que por algunos momentos parece perdido ante la tremenda presencia de películas gringas en cartelera comercial.

Destacan Heli de Amat Escalante y La jaula de oro de Brandon López, cada una con 14 nominaciones, incluida la de Mejor Película, por lo que de inmediato se colocan como las favoritas para llevarse el premio mayor.

Ambas producciones sobresalieron en festivales europeos, por lo que no sorprende que el jurado de los Ariel se rindieran ante ellas; pero eso no significa un duelo de dos, pues también hay que incluir Los insólitos peces gato (Claudia Sainte-Luce) y Club sándwich (Fernando Eimbcke) como posibles caballos negros. Completa la terna No quiero dormirsola de Natalia Beristain.

En Mejor Director repiten casi todas las películas, salvo No quiero dormir sola que deja su lugar a Francisco Franco por Tercera llamada. Que sean los mismos proyectos en ambas categorías es normal, después de todo para tener un buen largometraje lo primero que se requiere es una buena dirección.

Donde empiezan a haber “sorpresas” es en Mejor Actor. Luis Gerardo Méndez encabeza a los nominados por su papel en Nosotros los Nobles. Sin ser adivino, creo que la va a ganar pese a la fuerte competencia de Brandon López (La jaula de oro), Armando Espitia (Heli), Harold Torres (La cebra) y Jesús Padilla Rodríguez (Workers).

Podría pesar que Méndez estuviera en una de las dos películas más taquilleras del año y que su trabajo sobrepase lo bueno para que el jurado dé un guiño al público en el sentido de “Oigan, nosotros también vemos el cine como ustedes”, una actitud que no es exclusiva de la Academia Mexicana.

Y hablando de los Noble, la cinta dirigida por Gary Alazraki compite por Mejor Guión Adaptado (está inspirada en El gran Calavera), por lo que entra en dos de las categorías grandes por lo que se podría considerar como el mejor proyecto del año al alcanzar consenso de crítica y público.

En Mejor Actriz compiten Adriana Roel (No quiero dormir sola), Dolores Heredia (Huérfanos), Arcelia Ramírez (Potosí), María Renée Prudencio (Club sándwich) y Ximena Ayala (Los insólitos peces gato). El resto de las categorías puede verlas en http://www.milenio.com/hey/cine/Ariel-56-Heli-La_Jaula_de_Oro_0_276572588.html.

Y al final ¿Dónde quedó No se aceptan devoluciones? La cinta dirigida, escrita y protagonizada por Eugenio Derbez ni siquiera entró en competencia debido a que el actor estuvo en desacuerdo con criterios de la Academia, además de quejarse de que algunos miembros de ésta la criticaron, lo cual calificó como una muestra de que no hay una unión como gremio.

Es muy respetable que Derbez no esté de acuerdo con los criterios de la Academia Mexicana, pero de eso a hacer un berrinche de este tipo me parece exagerado. Hay que recordar que él se postuló como representante de nuestro país para el Oscar y al no ser electa mostró su molestia porque no lo tomaron en serio cuando la verdad No se aceptan devoluciones carecía de lo necesario para una competencia de este tipo.

Así que creo que Derbez debería de aprender a escuchar las buenas críticas como las malas.

Regresando a las nominaciones, desde luego que generan polémica, después de todo no hay unos criterios concretos para saber cuál película es la mejor. Hay cosas que permiten hacer un filtro que deja fuera a la mayoría, pero siempre quedan dos o tres fuera.

Este aspecto subjetivo o de prejuicios es lo que le da cándela a cada premiación, e incluso genera credibilidad al tener que (aunque sea de manera indirecta) justificar tal o cual decisión, siendo lo artístico y no político el punto más valorado.

En 2014 ya hablamos de unos Ariel por lo bueno, sus competidores, y no como hace un par de años cuando por falta de recursos, la Academia Mexicana tuvo que retrasar la propiciación. Ahora, la cita es el 27 de mayo donde de paso se invitó a Alfonso Cuarón y Emmanuel Lubezki, esperando que asistan para darles si no un homenaje, sí una felicitación por su trabajo.

alejandro.suarez@milenio.com