Miércoles de 2 x 1

Lego llega a la cima

¿Qué decir cuando una película desde el mismo título es un comercialote? Nada más que al menos sea lo que uno espera de ella: pura diversión. Y ese es la virtud y pecado de La gran aventura Lego, la cinta animada con la que Warner Bros toma por asalto un mercado del cual se había olvidado porque simplemente no le encontraba la cuadratura al círculo, o en este caso al bloque.

Siguiendo una tendencia que comenzó hace cuatro años, La gran aventura Lego es en primera instancia un intento por llevar a la pantalla grande historias cuyo eje principal son los juguetes, la cual tuvo los esfuerzo más detallados con la alianza de Hasbro con Paramount.

G.I. Joe y Batalla Naval son intentos de crear un nuevo subgénero, misión que quedó con más pena que gloria. Uno pensaría que los soldados estadounidenses tuvieron éxito, después de todo ya tienen dos películas, pero la verdad es que la primera dejó mucho que desear y para la continuación cambiaron todos los personajes principales, excepto a tres. Del juego naval decir que es uno de los fracasos de 2012.

Con ese antecedente se presentó una película totalmente de juguete, que hasta el momento pinta como una de las nuevas franquicias pues quedó entre los mejores estrenos de febrero tanto entre animaciones como en la lista general.

¿De qué trata? Pues la aventura de Emmet, un muñeco común y corriente de Lego quien descubre que es el elegido para salvar su mundo de la amenaza del Presidente Negocios. Básico, sí, divertido también, pues a su aventura se le suman varios personajes conocidos, especialmente una versión de Batman tan arrogante como entretenida.

Bajo la dirección del dúo Chris Miller y Phil Lord (encargados de la primera entrega de Lluvia de hamburguesas) tiene un humor simple parecido al que manejan las caricaturas de los Looney Tunes de mediados del siglo pasado.

Si bien WB no tiene grandes éxitos en cuestión de animación (su mayor carta fue Happy Feet de 2006) no es casualidad que les haya salido tan bien este proyecto. Para empezar, y a diferencia de otros filmes de juguetes, no partieron de cero.

Hay que recordar que Lego tiene en los videojuegos un nicho de mercado muy importante, que incluye adaptaciones de Star Wars, Batman, El señor de los anillos y hasta los súper héroes de Marvel. ¿Por qué sorprende tanto? Porque el equipo desarrollador cobra en WB, dueña de DC, competencia directa de la casa editorial de X Men, El Hombre Araña o Los Vengadores.

Críticas indican que el juego Lego de Marvel es el mejor de esos súper héroes y fue gracias a los creadores de los títulos de DC; fuera de la ironía, muchos soñaron que así podría crearse una alianza entre ambas editoriales para que por fin viéramos otro crossover (el primero de gran envergadura fue a mediados de los 90 cuando salió la serie Marvel vs DC), aunque fuera sólo en este medio sin que hasta la fecha haya una noticia oficial.

Con ese apoyo creativo Warner cimentó un proyecto que ahora se perfila como la siguiente gran franquicia de Hollywood, pero también les sirvió de plataforma para mantener en la mente del gran público a varios de sus héroes más populares como el mencionado Batman, Superman, Linterna Verde y hasta la Mujer Maravilla.

Estas acciones le limpian un poco la cara después de tantas críticas por: el casting de Batman vs Superman, el mal manejo de las películas de DC y la pobre actividad en animación, tan importante desde que se acabó el monopolio Disney.

Hablando de héroes de DC, ya va tomando forma el proyecto Gotham, serie live action que plantea el mundo antes de que aparezca Batman. Lo curioso es que es producida por Fox, lo cual indica una tendencia por explotar a estos personajes aunque sea en alianza empresarial.

Gotham es la respuesta a la serie S.H.I.E.L.D. que como recordarán es el grupo especial que protege el mundo en Los Vengadores. A cargo del director Josh Whedon prometía ser el hit de la televisión, pero…

No podemos hablar de un fracaso porque no lo fue, pero era tanta la expectativa que le pasó lo mismo que a Elhombre de acero, el resultado no fue lo que uno esperaba y por eso, pese a sus buenos números no termina por convencer.

Eso demuestra que no todo lo que toca un súper héroe se vuelve oro, sino que dependen de cosas más complejas que la simple simpatía de una franquicia. De cualquier forma en TV vienen más pues Marvel ya tiene una alianza con Netflix para sacar seriados de sus personajes.

En tanto, al menos esta semana la victoria es para Lego y sus muchachos.

alejandro.suarez@milenio.com