Miércoles de 2 x 1

El Hombre Araña busca nueva identidad

El Hombre Araña es posiblemente el segundo héroe más popular de los cómics americanos (sólo detrás de Superman, aunque eso genera un bonito debate). En el caso de México, Peter Parker incluso puede llevarse el primer lugar.

Eso da lógica a las expectativas que cierto grupo de aficionados y empresarios de cine le dieron a El sorprendente Hombre Araña 2. La amenaza de Electro, que inaugura oficialmente la temporada de verano en las salas cinematográficas, e incluso para nuestro país, aprovechando la Semana Santa se adelantó su estreno respecto a Estados Unidos.

Hablar de esta película a fondo es generar la polémica al compararla con la trilogía de principios de siglo dirigida por Sam Raimi y protagonizada por Tobey Maguire, Kirsten Dunst y James Franco. Considerada como una de las mejores sagas del súper héroes, el Hombre Araña de Raimi quedó a deber bastante en su tercera entrega por lo que después de diversas creativas y presionados por no perder los derechos del filme, Columbia decidió reiniciar la franquicia.

Así vimos en 2012 cómo Andrew Garfield se ponía el traje arácnido bajo la dirección de Marc Webb, en una cinta que dejó cierta sensación de decepción ya que al parecer el reinicio de la saga no se justificó al presentar elementos que en esencia eran los mismos que de la trilogía original.

Ahora, con la presión de verdad mostrar a “su” Hombre Araña y de paso ampliar el universo del personaje para crear spin-off que garanticen ganancias al estudio, Webb llegó a 2014 con más dudas que certezas.

La primera de ellas, la saturación de personajes (uno de los puntos catastróficos para el desastre de Spider Man3), lo cual a decir verdad no pasa, ya que al final sólo hay un villano en Electro, interpretado por un Jamie Foxx que sin ser ridículo por momentos deja la sensación de querer ver más de él.

También reaparece Harry Osborn (Dane DeHaan), que esta vez tiene un rol más oscuro, más directo y con menos sentimentalismo respecto a Peter Parker para enfocarse en el camino que lo convertirá en uno de los rivales más acérrimos del héroe trepa muros.

Y regresa Gwen Stacy (Emma Stone) para resolver la duda que todos los conocedores del cómic tienen en mente ¿morirá o no?

Si vemos estos tres elementos hay que decir que a Webb le cuesta trabajo desmarcarse de Raimi; si bien esboza un Hombre Araña más carismático ante la cámara, es con Peter Parker donde falla. Aquí no hay diferencia entre el chico detrás de la máscara y quien se la quita.

Desde la primera cinta de esta serie vemos a Parker como un adolescente no sólo normal, sino hasta por momentos superior a los demás, algo que contradice a la escancia del personaje.

Hace más de medio siglo, el entonces joven dibujante Stan Lee, junto a Steve Ditko, diseño a petición de su jefe un héroe completamente fuera de las reglas de entonces. En vez de tener una vida fabulosa como Superman o Batman, al gurú del cómic se le ocurrió que si bien fuera grandioso defendiendo a Nueva York, sufriera en su vida normal.

Por eso eligió a un adolescente como protagonista, cuando este grupo era reducido a patiños, usaría un animal que causaba repulsión como la araña y su vida personal sería un desastre: sin dinero, con problemas amorosos y relegado social por su inteligencia. Al principio el personaje fue rechazado, pero unos días después se le dio una pequeña oportunidad, siendo historia el resto.

En eso cojea esta nueva versión, quiso apartarse del Parker de Maguire que pecó en olvidar algunas de las cosas básicas, incluido a nombres que son obligatorios en la historia como Mary Jean Watson o el mismo J. Jonah Jameson, bajo el argumento de que saldrán en las otras entregas, que por cierto ya están confirmadas otras dos.

No se encontrará nada nuevo bajo el Sol de una Nueva York protegida por Spidy; sí hay mucha acción, chistes al estilo arácnido, pero no confundir, es una película un tanto fuerte para menores de cinco años, con cabos sueltos para no sólo volver a la tercer aparte, sino los dos spin off anunciados: Venom y Los seis siniestros.

Es lo que uno espera de una película de este tipo, ni más ni menos, y eso se reflejó en una taquilla un tanto floja; tuvo el mismo comportamiento que Capitán América, pero hay que considerar que se estrenó en fin de semana largo, de jueves a domingo.

¿Será que ya se explotó demasiado al Hombre Araña? Eso sería una mala señal para el género, ya que ahí viene otra franquicia muy explotada X-Men, y en los próximos años por lo menos de a tres películas de cómic al año.

alejandro.suarez@milenio.com