Miércoles de 2 x 1

Héroes de acción veteranos y el nuevo Batman

Hace 20 o 30 años, el cine de acción tenía en personajes como Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone y hasta Jean-Claude Van Damme, figuras que por el simple hecho de filmar una película garantizaban grandes entradas en las taquillas, aunque en la calidad de éstas se tuvieran muchas reservas.

Pero como el tiempo no perdona a nadie y esta generación se volvió vieja. Salvo por Los Indestructibles que llegará próximamente a su tercera entrega, sus intentos por regresar a la cima han fallado. ¿Significa que ser mayor es limitante para convertirse en estrella de acción?

Pues no, y si no lo creen pregúntenle a Liam Neeson, actor probado en diversos géneros que a sus 61 años ha encontrado en el género de acción un escaparate para posicionarse como uno de los actores más taquilleros de los últimos años.

El último éxito del nacido en Irlanda del Norte es Non-Stop Sin Escalas, thriller de acción que se desarrolla en un vuelo entre Estados Unidos e Inglaterra, donde el protagonista tendrá que resolver una amenaza terrorista.

No es la primera vez que Neeson interpreta a un personaje de este tipo, de hecho se está volviendo su zona de confort después del éxito inesperado de Búsqueda Implacable donde encarna a un ex agente que vuela a Europa para salvar a su hija de una banda de trata de personas, cinta que ya va por su tercera entrega.

En esta ocasión, Non-Stop Sin Escalas propone un misterio bien planteado en principio, ¿quién puede ejecutar una serie de asesinatos en pleno vuelo trasatlántico sin que nadie se dé cuenta?, y peor aún involucrar al que de antemano sabemos que es el héroe ¿o no?

Desde luego, conforme pasan los minutos las cosas se van acomodando de forma “conveniente” para un final que entra más en las líneas del género que juega con la buena voluntad del espectador (por no decir su ingenuidad).

No es la película que el verano de Hollywood estaba esperando, pero tal vez sea la confirmación de que Neeson es el héroe de acción “maduro” buscaba la industria. El otrora Jedi, maestro de Batman y hasta salvador de judíos en pleno Holocausto no tendrá la testosterona de The Rock o Vin Diesel, pero nadie puede negar que su presencia (mide 1.93 metros) es garantía de acción.

Incluso, este fin de semana “derrotó” a El Hombre Araña en taquilla, hecho que si bien se da cuando el arácnido ya cumple un mes en cartelera, destaca que Sin Escalas obtiene el primer puesto de la preferencia del público en su segunda semana, lo que habla del efecto de boca en boca a favor de esta producción.

Pasando a otra noticia que ha hecho vibrar a las redes sociales, finalmente salieron las imágenes oficiales de Ben Affleck como Batman. Todo comenzó el lunes cuando el director Zack Snyder por medio de su cuenta de Twitter sacó un adelanto del Batimóvil.

En ese tuit el cineasta muestra el Batimóvil cubierto por una tela, dejando ver sólo la parte trasera. En el texto insinuaba que el martes mostraría más… y lo cumplió. El 13 mayo queda marcada como la fecha en que por primera vez vemos al ganador de dos Oscar con el manto del murciélago.

Desde su designación como Bruce Wayne, Affleck levantó ámpula y escepticismo entre un sector de los aficionados quienes no le perdonan su triste interpretación de Daredevil de principios de siglo. Y peor aún, cuando se le ofreció seguir a Christian Bale como Batman, pero lo rechazó.

No es casualidad la fecha, ya que este mes se celebran los 75 años de la primera aparición del personaje en los cómics. Fue en mayo de 1939 cuando salió el número 27 de Detective Comics (cuyas iniciales le dan nombre a la casa editorial de La Liga de la Justicia).

Han pasado mucha agua bajo el puente desde entonces, series de televisión, caricaturas, películas, videojuegos, algunos exitosos, otros para llorar. ¿A qué grupo se unirá esta nueva versión? Habrá que esperar al verano de 2016 para saberlo.

Para finalizar, un comentario de la película El sobreviviente, protagonizada por Mark Wahlberg, cuya historia está basada en un hecho real relatado en un reportaje del The New York Times: una misión para matar a un líder talibán sale mal por la aparición inesperada de unos pastores.

Propaganda militar yanqui, sí, entretenida en sus horas de desarrollo también, la película que cambiará el género bélico, muy difícilmente. Se trata de un producto que sólo es para quien le apuesta a la acción y que vale la pena en caso de que en cartelera no haya algo que termine de convencer al grupo de amigos.

Si no les atrae, esperan al viernes que llega Godzilla.

alejandro.suarez@milenio.com