Miércoles de 2 x 1

Drácula abre octubre

Comienza octubre y con este mes todo lo relacionado con el terror. Por eso no es raro que la cartelera cinematográfica siga el ejemplo de otros medios al si no saturar, sí apostar por una buena cantidad de historias relacionadas con seres demoniacos.

En este fin de semana tenemos la primera, se trata de Drácula. La historia jamás contada. Sí, el personaje que inmortalizara Bram Stoker regresa a la pantalla grande, esta vez interpretado por Luke Evans, a quien veremos en un par de meses en El Hobbit: la batalla de los cinco ejércitos.

¿Qué se puede decir de esta película? EN primer lugar, y contradiciendo lo dicho en los párrafos de arriba, en realidad no se trata de un representante del terror, sino más bien de acción. Al venderse como La historia jamáscontada, esta vez veremos qué fue lo que convirtió a un hombre en vampiro.

Es un proyecto que rompe la racha de vampiros metrosexuales de la última década. Olvídense de los chupa sangre sexis tipo Crepúsculo, True Blood o Vampire Diaries, aquí se regresa a la tradición del vampiro como ser que genera miedo a su alrededor.

Pero tampoco es el vampiro que nos trajo Stoker en su novel a finales del siglo XIX. No, se trata de un intento de darle un poco, si no de realismo, al menos de contexto del personaje verdadero, el príncipe rumano Vlad Tepes, el empalador.

La historia comienza con una breve reseña de cómo fue la niñez y juventud de Vlad, hijo de un rey de una provincia que hoy estaría en Rumania. El chico, junto con otros cientos, fue entrenado por los turcos para convertirse en soldado, siendo el más destacado de su generación.

Si destacó fue en gran medida por su mano dura contra los ejércitos enemigos, esto al empalar a los soldados derrotados como muestra de lo que les pasaría a quien osara interponerse en su camino. Esta parte de la historia es real, de hecho Stoker se inspiró en la crueldad del rumano para su vampiro.

Luego viene la leyenda, de cómo para salvar a su pueblo Tepes vende su alma al diablo a cambio de la fuerza necesaria para detener la invasión turca, de cómo esto afecta su relación familiar y con sus súbditos quienes lo ven como una amenaza similar al del invasor, y el resto lo tendrán que ver en el cine.

A la pregunta de qué tal está Drácula, la respuesta se resume en: más que palomera, lejos d una obra de arte. Evans sin duda le da la fuerza al personaje de Vlad antes de su conversión a vampiro, mientras que el resto del reparto en general cumple a secas su rol, salvo Dominic Cooper que en su papel del sultán mehmed deja la sensación de que pudo hacer mucho más.

Las secuencias de acción son lo más destacado, no hay grandes sustos y por cómo se va desarrollando la historia no debería. Para darle respaldo a las batallas está el recurso del CGI, a veces sobresaliente, a veces medio chafa por lo que tampoco pasará a la historia como lo más destacado en efectos especiales.

En general es claro que La historia jamás contada es buen abridor para la temporada de terror, con un personaje que su sola presencia llama a los gritos, y que a diferencia de Yo, Frankenstein sí da una entrega decorosa al monstruo clásico.

Entrados en el tema de películas de octubre, no cabe duda que una de las que debe de llamar atención es Anabelle, spin-off de El Conjuro, la película sorpresa del año pasado. Para quienes no lo sepan, la película se centra en la historia de una muñeca que está poseída, y claro, genera una serie de problemas sobrenaturales a sus dueños.

De cómo le va a ir, en primer lugar hay que decir que su llegada a la pantalla grande es un logro pues originalmente se pensaba sacarla directo a formatos caseros, pero Warner decidió apostarle y al parecer no fue un error al debutar en segundo lugar en taquilla de Estados Unidos.

Esta vez la dirección recae en John R. Leonetti, quien toma el lugar de James Wang que a su vez tuvo que irse de productor por su compromiso en la silla de Rápido y Furioso 7. Seguramente en México tendrá un éxito por su temática y fecha, pero no es la única de muertos.

Para acompañar la época hay por lo menos dos películas que llaman la atención, y ambas son muy mexicanas. La primera es El libro de la vida¸ proyecto producido por el siempre prolífero Guillermo del Toro y cuya temática gira en torno al Día de Muertos.

La segunda es La leyenda de las momias de Guanajuato, tercer parte de la saga animada hecha en México y que ya pasó por personajes de terror muy nacionales como la nahuala y la Llorona. No le debe ir mal considerando que se quedó con el fin de semana de muertos para su estreno.

alejandro.suarez@milenio.com