Miércoles de 2 x 1

Consolas nuevas, ¿nueva forma de jugar?

Para estas fechas, con todo el bombardeo publicitario, no es raro que soñemos a estas alturas en qué gastar el dinero de los bonos navideños, siendo una de las opciones más apetecibles las nuevas consolas que las empresas Sony y Microsoft tienen para final de 2013. Desde luego hablo del PS4 y el XBox One respectivamente.

Confieso que nunca he sido muy fanático de los videojuegos, y no tanto porque no tengan su lado divertido, sino porque estoy negado para esta actividad al grado de que a estas alturas para mí sigue siendo una hazaña terminar el Mario Bros 3.

Haciendo un poco de historia, podemos ver una evolución fascinante en la industria que va desde el juego de la ranita que debe evitar que los coches la aplasten al cruzar la calle, hasta los grandes juegos con una complejidad tanto en historia como en tecnología al estilo World of War Craft.

El mundo de los videojuegos nos ha traído a varios de los personajes más memorables de la cultura pop, pasando por el fontanero italiano Mario, el karateka japonés Ryu, el soldado espacial Halo o el anti héroe Kratos, por mencionar sólo a algunos.

El crecimiento de esta fuente de entretenimiento a principios del siglo XXI tomó otra dimensión al enfrentar un escenario favorable cuando las generaciones que nacieron en la década de los 70 y 80 crecieron.

Estos niños, a diferencia de sus antecesores, poseen conocimientos de programación amplios por la masificación de las computadoras, al tiempo de una afición por los videojuegos, lo permitió que una vez que crecieron pudieran innovar en las empresas encargadas de desarrollar el software de entretenimiento.

Por eso no es de extrañar la evolución tan acelerada de este tipo de esta tecnología del entretenimiento; por ejemplo ahora podemos tener los títulos que llegaron a estar de moda hace 20 años en nuestro Smartphone en forma de una simple app.

El desarrollo de los juegos también pasó por los modos de juego. Desde la palanquita del Atari, el control de botones con un stick de 360 grados hasta llegar a los sensores de movimiento, es una muestra de cómo el público consumidor exige innovaciones en cada generación de consolas.

De eso se trata la llegada de las nuevas generaciones de Play Station y XBox, entregarle al consumidor un producto que va más allá de una simple consola. Ahora se quiere convertir estos dispositivos tecnológicos en una verdadera experiencia.

Resulta curioso que la primera empresa en cambiar el concepto del videojuego fuera Nintendo. A estas alturas la tecnología del sensor de movimiento ya parece común, pero hace algunos años ni Sony ni Microsoft la tenían.

Esta situación convirtió a la consola Wii en la más venida del mundo (en su momento llegó a acaparar más de la mitad del mercado), pero conforme la competencia le “copió” el sistema la tajada de pastel de Nintendo decreció.

Lo que la casa de Mario no pudo (o no quiso) transitar fue al hecho de crear un dispositivo de entretenimiento más global, lo que sí hizo Sony con el PS3, siendo en ese entonces el único con lector de Blu-Ray, lo cual mataba dos pájaros de un tiro: dificultaba la piratería y mucha gente lo compró más como un centro de entretenimiento que como una simple consola.

Por su parte, el XBox 360 apostó por un precio más económico respecto a su competencia japonesa, al tiempo de ofrecer buena parte de los mismos títulos lo cual lo ha colocado como la primera opción entre los mexicanos.

Uno pensaría que con la nueva generación los “viejitos” PS3 y 360 bajarían de precio, pero la verdad se ve difícil, pues el PS4 y el ONE serán caros ($7,500 y $8,500 respectivamente) justificados por su nueva tecnología que promete mejores gráficos, mejor conexión para juegos en línea y entretenimiento total.

Otro factor que dejará a las antiguas consolas en el mismo precio y dificultará la venta de las nuevas en un principio, es que los juegos ya existentes no serán compatibles con PS4 y el ONE, es decir, pocas opciones en principio.

El problema es grave, incluso en Japón el lanzamiento del PS4 se retrasó para el año entrante por quejas del público, aunque para aminorar el malestar Sony sacará una versión especial del PSVITA, la cual se podrá conectar a televisiones por medio de HDMI.

Si en el próximo Buen Fin usted quiere comprar una de las consolas que prometen revolucionar la forma de jugar deberá de tener en cuenta esos dos detalles de principio, aunque claro, los títulos irán saliendo mientras el precio dudo que baje hasta un par de años. A ver si es cierto que son tan buenos.