Miércoles de 2 x 1

"Cantinflas", de que será recordada, lo será

Hay películas que por su simple anuncio ya se convierten en éxito al menos en taquilla, hay aquellas que son generan polémica al momento de mencionarlas y están las que sufrieron más de la cuenta para llegar a la sala de proyecciones. Cantinflas de Sebastián del Amo es una extraña mezcla de todo lo anterior.

Incluso antes de que falleciera en 1993, Mario Moreno “Cantinflas” se convirtió en uno de los grandes mitos de la cultura popular mexicana, por eso no sorprendió a nadie que a más de uno le interesara sacar una película sobre su vida, vamos, lo que se conoce en la industria como biopic.

Sin en su momento la marca Cantinflas era garantía de éxito en taquilla mexicana, es lógico que para las nuevas generaciones que vimos sus películas en la televisión los sábados por la tarde sí nos llamaría la atención un proyecto de este tipo.

Lo malo es que era tan llamativa la idea que a más de uno le ganó la avaricia. Fue una década de intentos por sacar adelante el barco en vano, si no era un problema de derechos de autor era el hartazgo de productores que nada más veían perder dinero ante los retrasos.

Fue hasta 2010 cuando el panorama se despejó y dio el escenario propicio para un nuevo intento de llevar la vida de Mario Moreno a la pantalla grande. Tras los trabajos típicos de cada película se eligió a Del Amo como director, en parte por su anterior trabajo al frente de El fantástico mundo de Juan Orol.

De ahí nada que reportar, todo normal hasta que llegó la siguiente controversia: la elección del protagonista. La elección era complicada, pues en estos casos debía de tomarse en cuenta una dualidad, quién sería el adecuado para interpretar tanto a Mario Moreno como a Cantinflas.

Es lógico que fuera quien fuera surgiría un descontento, pero éste creció más cuando se determinó que fuera un español, Óscar Jaenada, el responsable de encarnar a posiblemente el mejor comediante en la historia de México.

Según cuenta el mismo Del Amo fueron ocho mexicanos quienes adicionaron, e incluso se le ofreció el papel a uno muy reconocido que lo rechazó. El director dice la anécdota en cuanta entrevista da, pero sin dar nombres, por lo que los chismes son muchos y el más fuerte es que se trata de Diego Luna.

Bueno, el chiste es que la presión fue tanta que el rodaje se vio obligado a ocultar lo más posible a Jaenada, sobre todo cuando estuviera de Cantinflas. Y antes de hablar de la película en sí, la última controversia vino hace un par de días cuando se acusó de plagio del libreto, pero a estas alturas ya no sorprende que le pase esto al proyecto más grande del cine mexicano de los últimos años.

Pero ¿es buena o mala Cantinflas? Primero que nada hay que ver otras críticas para constatar que es polémica, pero también una ganadora en cuestión taquillera. Es el segundo mayor estreno del cine mexicano con 60 millones, sólo detrás de No se aceptan devoluciones.

¿Jaenada le hace honor a Mario Moreno y a Cantinflas? Mi humilde respuesta es que sí. El español superó la prueba al entregarnos una actuación destacada, por lo que uno pensaría que la película pasa la prueba, pero no.

Cierto, Jaenada tendrá sus detractores que le encuentren su lado débil como el Mimo de México, pero queda en el punto exacto para mostrarnos a un actor que se dejó consumir por su personaje, según ve el español. Al menos en los premios locales se llevará el de Mejor Actor.

El argumento. Si en realidad se lo robaron debieron al menos echarle una revisada pues tiene una falla: salta tanto en el tiempo que parece omitir varios momentos que al final hay situaciones que el escritor obvia en perjuicio del espectador. Al final vemos varios conflictos muy personales, pero nunca se explican bien su origen.

Existe una crítica concreta al guión, de que se trata más de un homenaje que una biografía, que no tocan el lado “oscuro” de Mario Moreno. Más bien lo hacen muy por encima, dejando intacta su imagen de persona luchona que salió del pueblo. ¿Es bueno el enfoque que le dieron? Eso lo debe de decidir cada quien cuando la vean.

Donde tal vez si se les pasó la mano fue en tanto cameo. Es cierto, en vida Cantinflas convivió con la mayoría de los grandes del cine del siglo XXI, y que muchos de los actores actuales querían salir aunque fuera unos segundos pero la verdad es que casi nadie tuvo un papel trascendente en el film.

Cantinflas ya triunfó en taquilla e irá a competir por México en los Oscar. ¿Ganará? Creo que no, sería un logro si llega a la terna final, lo cual aumentará la polémica de si valió o no la pena revivir al personaje.

alejandro.suarez@milenio.com