En Corto

¿Qué me llevaré al morir?

Dice el dicho: "Las carrozas fúnebres no tienen remolque". Y es verdad. Nada de lo que tenemos materialmente se irá con nosotros a la eternidad. Ni propiedades, ni autos, ni cuentas e inversiones bancarias. Es más, permítame preguntarle lo siguiente: ¿Tiene usted incrustaciones de oro en los dientes? ¿O quizá una placa y tornillos de titanio en alguno de sus huesos? ¿A lo mejor una prótesis de cadera? ¿O qué tal un marcapasos?

Pues bien, quizá ni eso se pueda llevar en un futuro cercano a la tumba, ya que lo más probable es que acabe siendo parte de un automóvil o de un avión.

Le platico: La compañía holandesa "Orthometals", por ejemplo, adquiere 250 toneladas de metales por año, en cientos de crematorios de Europa. Luego, en su fábrica localizada en Steenbergen, clasifican los metales para fundirlos en lingotes que a su vez son vendidos a la industria automotriz y aeronáutica.

En Estados Unidos opera una compañía similar, "ImplantRecycling", que hace lo mismo y que vende metales fundidos y refundidos a la industria médica. En este caso, una porción de nosotros podría terminar algún día siendo parte de otra persona.

En Inglaterra, la organización sin fines de lucro"Pace4Life" recolecta marcapasos en las funerarias que aún sirven, para poderlos reutilizar en pacientes de la India. La razón de ello es estrictamente financiera, ya que uno de estos equipos cuesta en promedio 4 mil dólares.

La ONG "Stand with Hope"sigue los mismos pasos recolectando implantes de prótesis externas entre fallecidos a lo largo y ancho de Estados Unidos, a fin de ser enviados y reutilizados por personas deGhana que no podrían pagar por ellos.

Entonces, si lo poco de utilidad me puede ser quitado. ¿Qué queda? ¿Qué me llevaré al morir? ¿Solo culpas, quejas y frustraciones? ¿Llegaré a la muerte cargado de orgullo e incredulidad? ¿Me iré solo con una religión?

El Dios de la Biblia ofrece algo más ¿Qué? Perdón de pecados y vida eterna en Jesucristo. Él desea tomar nuestra vidas; transformarnos, y darnos esperanza aquí y en lo porvenir.

Jesús asegura: "El que cree en mí, no morirá eternamente...Estaré con ustedes todos los días hasta el fin de los tiempos...Nunca les dejaré ni les desampararé... Vengan a mí y descansen... Yo tengo cuidado de ustedes".

Puedo partir con Jesús.