En Corto

El idioma de Jesús

¿En qué idioma hablaba Jesús? El debate surgió en Jerusalén. Los protagonistas del mismo: el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu y el Papa Francisco.

"Jesús estaba aquí, en esta tierra. Hablaba en hebreo", afirmó Netanyahu. Sin embargo el pontífice no estuvo de acuerdo y de inmediato corrigió: "Arameo". Netanyahu salió entonces a la defensiva: "Hablaba arameo, pero sabía hebreo".

Los historiadores luego dirían que el debate entre el Papa Francisco y Netanyahu terminó en empate, ya que según afirman, Jesús era un parlante del arameo, pero también del hebreo porque "esta era la lengua de los eruditos y de los estudiosos de las Escrituras".

Nadie en su sano juicio es capaz de negar la existencia de Jesús como personaje histórico. Lo que llama la atención, es cómo continuamente se pierde de vista el que las propias Escrituras afirman que Jesús era Dios y hombre al mismo tiempo. Y como Jesús resucitó y vive, él no solo "hablaba", sino que hoy habla en todas las lenguas e idiomas, a todas las razas y naciones.

La Biblia da cuenta que en Sinar (Babel), cuando los hombres erigían una torre cuya cúspide pretendían llegara al cielo, la Trinidad (es decir, Dios Padre, el Espíritu Santo y Jesús), dividió toda lengua humana, como lo relata Génesis 11: "Ahora, pues, descendamos (plural), y confundamos (plural) allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad".

En África, Estados Unidos, Egipto, China, México, Polonia, Dinamarca, Suecia, Eslovaquia, Rusia, Francia, Italia, India, en tribus del Amazonas, y en cualquier otro país del mundo, encontrarás personas que han decidido creer en Jesucristo como su señor y salvador personal, porque en su corazón le oyeron hablar en sus propios idiomas mediante las Escrituras. Incluso, la Biblia, en el libro de Job asegura que Dios "habla en una o dos maneras al hombre, pero este no entiende". Job 33.13-17.

Pero si habría que definir aún más el idioma de Jesús, entonces diríamos que éste es el del amor. Jesús alimentó por amor, sanó por amor, perdonó por amor, y fue a la cruz por amor a ti y a mí; pecadores perdidos necesitados de redención.

Jesús sigue hablando. Escuchemos su palabra.