En Corto

¿Terminará Trump su mandato?

El doctor Allan Lichtman de 69 años de edad, licenciado en Harvard, especialista en Historia Moderna, y profesor de la "American University" en Whasington D.C; no ha fallado a ninguno de sus pronósticos en todas las elecciones presidenciales de los Estados Unidos desde 1984 a la fecha, (32 años). De hecho fue de los pocos analistas políticos que anticipó, desde el mes de septiembre, que Donald Trump derrotaría a Hilary Clinton en la contienda por la Casa Blanca.

La asertividad que lanzó a la fama mundial al Dr. Lichtman no se basa en encuestas o datos demográficos. Él ha desarrollado un sistema científico/matemático compuesto por un solo cuestionario de 13 preguntas o "llaves a la Casa Blanca", diseñadas luego de analizar minuciosamente las elecciones presidenciales desde 1860. Al aplicar el método, si seis o más de esas "llaves" dan por resultado "falso", el partido en el poder perderá la elección, como sucedió recientemente a los Demócratas.

Hace unos días el Dr. Lichtman volvió a llamar la atención por el último de sus vaticinios: Donald Trump no concluirá su mandato presidencial. En esta ocasión el historiador ha dicho que su pronóstico se basa únicamente en su "instinto", derivado de la observación y deducción.

Él asegura que Trump habrá de enfrentar tarde o temprano un "Impeachment", o "juicio político" que culminará con su destitución. ¿Por qué? Entre otras cosas por su historial de vida, ya que el magnate ha demostrado una y otra vez su poco aprecio por las leyes.

En el plano espiritual, solo un par de preguntas determina nuestra condición y destino eterno: "¿Te consideras pecador? ¿Quieres recibir a Cristo en tú corazón como Señor y Salvador?". Si la respuesta que ofreces es negativa, el destino que te aguarda es un lugar de soledad y tormento llamado Infierno. Si tu respuesta es positiva, por la pura gracia de Dios estarás en un lugar de gozo inefable llamado Cielo.

Si somos sinceros, la sola observación nos hace ver que no hay quien cumpla con todos y cada uno de los mandamientos de Dios. Todos hemos trasgredido alguno de sus ordenamientos, Todos hemos pecado, y en consecuencia, todos estamos destituidos de la gloria de Dios.

Dios anhela morar en cada uno de nosotros aquí y ahora. Dios te ama y quiere tener una relación personal contigo a través de Cristo. En la cruz Él pagó el precio de nuestra redención. Nos toca creer en Él y hacerle Señor de nuestras vidas. Ven a Jesús tal como estás. Deja que te salve y transforme.