En Corto

Planeta similar

Parece un tema de sentido común. El planeta tierra se aproxima a un límite donde se conjugan sobrepoblación, sobre explotación de recursos naturales, extinción de especies, decadencia moral, delincuencia, pobreza, etcétera. Por estos y otros factores, algunos científicos le anticipan un "final catastrófico" en cosa de 50 años.

En este contexto ayer se dio a conocer un descubrimiento importante: El telescopio espacial Kepler, -que ha estado escudriñando los cielos desde 2009 en busca de otros mundos-, localizó el primer planeta, llamado "Kepler 452b", que podría ser lo más similar al nuestro: Orbita alrededor de sus sol en un periodo de 385 días; tiene una atmósfera espesa; su superficie sería rocosa y, se especula que podría tener agua en estado líquido.

Pero, hay un par de problemas: El sol de ese planeta sería "mil 500 millones de años más viejo que el nuestro", por lo que en estos precisos momentos atravesaría "un escenario terrible, ya que el calor generado por su moribundo sol, estaría evaporando los lagos y océanos que podría contener". Además, se ubica a una distancia de mil 400 años luz de la tierra.

Durante décadas, la humanidad ha invertido miles de millones de dólares en sofisticados equipos y tecnologías, para buscar alternativas y respuestas en el cielo. Pero lo cierto es que, desde lo alto ya se nos ha dado la solución a nuestros males, y no requerimos de un telescopio para verlo; solo debemos despojarnos de prejuicios y abrirnos a las verdades espirituales.

Las escrituras aseguran que: "Los cielos cuentan la gloria de Dios; y el firmamento anuncia la obra de sus manos". Es decir, revelan a un Creador perfecto, infinitamente sabio, poderoso y bueno. Pero el Dios del universo hizo algo sorprendente: "Se despojó a sí mismo, tomó forma de siervo, y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz".

¿Por qué? Porque nuestro verdadero problema es el pecado. Así que en la cruz, Cristo fue molido por nuestras rebeliones, y llevó nuestro castigo, para que podamos tener su paz.

Su sangre derramada ofrece perdón, salvación y vida. A Dios le costó todo, pero nos ofrece su amor y gracia de manera gratuita, mediante la simple y genuina fe en él.

Cree en Jesucristo y serás salvo.