En Corto

“Navidad”

Según la historia, Sócrates y Aristóteles enseñaron durante 40 años; Platón lo habría hecho durante 50; en contraste, Jesucristo solo lo hizo durante tres años. Sin embargo, su doctrina ha impactado y transformando la vida de millones en el planeta, de forma que ninguna filosofía humana ha podido jamás hacerlo.

Siendo tan solo un bebé, Jesús puso a temblar a un poderoso rey; siendo apenas un adolescente, impresionó y desconcertó a los doctores de la ley; y siendo un adulto joven, caminó sobre las aguas, apaciguó un mar enfurecido, multiplicó panes y peces, sanó leprosos, hizo andar a paralíticos, dio vista a los ciegos, resucitó muertos y realizó toda clase de milagros y prodigios.

Durante su corta vida Jesús solo trazó unas cuantas palabras en la arena; sin embargo, son innumerables los libros que a lo largo de los siglos se han escrito acerca de él en miles de idiomas y dialectos. Jesús jamás pintó un cuadro, pero inspiró las obras más excelsas de los más brillantes artistas de la humanidad como Miguel Ángel, Leonardo da Vinci, Rafael, Rembrandt, Durero, Gauguin, Tintoretto, Caravaggio, Botticelli, Tiziano y Giorgione entre otros. Jesús no compuso canción alguna pero las más grandes mentes de la música como Haydn, Beethoven, Mendelssohn, Haendel y Johann Sebastian Bach realizaron en su honor las más grandes melodías en sinfonías, oratorios e himnos de alabanza.

Pero lo que hace verdaderamente único a Jesucristo, es que es Dios encarnado. Por eso la muerte no pudo poner fin a su existencia, ni el sepulcro pudo contenerlo. Solo él es capaz de perdonar nuestros pecados. Solo a través de Jesucristo podemos relacionarnos con el Padre. solamente en él hay verdadero gozo, esperanza y salvación.

Jesús es el amigo fiel que nunca abandona, que nos rescata cuando nos hundimos, que carga con nuestras inseguridades y temores, que nos levanta cuando caemos, que de continuo nos ve con ternura y compasión, que nos ama con amor inalterable a pesar de conocernos.

Quién sino Jesús libera al esclavo del pecado. Quién sino Jesús restaura matrimonios destruidos. Quién sino Jesús recibe al hijo pródigo. Quién sino Jesús le da verdadero valor y sentido a la vida del hombre. Quién sino Jesús produce esperanza en quien ya no tiene ninguna. Quién sino Jesús sana la mente y el alma y les otorga su consuelo. Quién sino Jesús promete estar con nosotros todos los días hasta el final de los tiempos.

La Navidad es un recordatorio de su amor eterno. Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo.