En Corto

Mentira de muerte

Su historia cautivó a millares en el mundo. La australiana Belle Gibson saltó a la fama luego de que fuera diagnosticada con un cáncer cerebral terminal y ella optara por renunciar a todo tratamiento médico. De este modo dejó sus sesiones de quimioterapia; disminuyó su consumo de azúcar, carne roja y comida procesada; bebió más agua y se dedicó a hacer ejercicio. Al poco tiempo llegó la cura.

Su página de Facebook acumuló más de 187 mil "me gusta"; la editorial "Penguin Books", una de las más grandes del planeta, publicó el año pasado un libro con su historia y sus saludables y curativas recetas; y con el precedente de que al menos 300 mil personas instalaron en sus teléfonos inteligentes la aplicación que ella creó en el 2013, denominada "he Whole Pantry",

Apple decidió que la misma aparecería en la primera edición del esperado reloj inteligente de la compañía de la manzana.

Pero todo se vino abajo esta semana, cuando la revista "he Australian Women's Weekly" publicó una entrevista con Belle Gibson, titulada "Mi larga batalla con la verdad", a donde la considerada "Gurú de la cura alternativa contra el cáncer", reconoció que nunca padeció de la enfermedad y que todo era mentira.

Ahora su libro está siendo retirado de tiendas en Estados Unidos e Inglaterra, mientras que miles de enfermos de cáncer que seguían sus consejos, naufragan en la desesperanza.

Hay un cáncer peor que el físico y es el cáncer del alma. La Biblia le llama pecado y lo padecemos todos los seres humanos. El pecado nos mata física, espiritual y eternamente. El peligro es que abundan las falsas recetas que pretenden darnos sanidad: "Dios es el mismo en todas partes; lo que cambia solo es el nombre". "No importa qué creas, con tal de que seas sincero". "Todos los caminos llegan a Roma", etcétera.

Dios nos asegura en su palabra, que solo la fe en Jesucristo y su sangre derramada en la cruz, sana y salva. Cuando Jesús dijo: "Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al padre si no es por mí", despejó toda duda en cuanto a la forma de vincularnos con Dios.

No tiene sentido, una "larga batalla con la verdad". Jesús es la verdad; y él ya triunfó sobre el pecado, la tentación, satanás y la muerte. Y lo mejor es que te ama y quiere sanarte. Cree en Jesús y serás salvo.