En Corto

Matrimonio mismo sexo

Apenas hace unos días, alrededor de 400 grandes compañías estadounidenses, entre las que se encuentran Google, Facebook, Twitter, Apple, Coca-Cola, Barnes & Noble, Comcast y Delta, hicieron un llamado de manera conjunta a la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos de Norteamérica, para que otorgue su respaldo a los matrimonios entre personas del mismo sexo, en la audiencia programada para el próximo 28 de abril, a fin de que queden legalizadas en todo el país y no solo en 37 de los estados de la Unión Americana, como ocurre en la actualidad.

También, y en entrevista con "Out Magazine", Madonna, la llamada "reina del pop", dijo a manera de queja: "Somos el grupo social más marginado, y la gente no deja que eso cambie. Los derechos LGBT avanzaron más que los de las mujeres. La sociedad es mucho más abierta con respecto a la comunidad gay que con respecto a las mujeres, punto", manifestó la afamada cantante, quien recién relató que fue violada en su juventud.

El mundo parece estar cada vez más "de cabeza". Sin embargo, Dios no ha perdido el control de su universo. Es muy probable que las normas humanas se sigan modificando, a pesar de atentar contra las leyes divinas. La Biblia establece que esto forma parte de los últimos tiempos, y a Dios no le toma por sorpresa.

"La apariencia de sus rostros testifica contra ellos; porque como Sodoma publican su pecado, no lo disimulan. ¡Ay del alma de ellos! porque amontonaron mal para sí", advierte con pesar el profeta Isaías.

Pero ojo, eso no hace a nadie mejor, ya que todos somos pecadores perdidos, como lo establece claramente el apóstol Pablo: "¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios".

¿Quién está a salvo en esta lista? ¡Nadie! Todos necesitamos redención. Y justo a eso vino Jesús, a buscar y salvar al que se ha perdido. La escritura dice que Dios: "Es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento". Lo único que necesitamos es reconocer nuestra mísera condición, creyendo en él y rindiéndonos a su señorío.

Solo en Jesús hay perdón, salvación y vida eterna.