En Corto

Libre

Aun en medio de las peores condiciones aprendió a ver lo bueno, y a invertir el lento y traumático paso de sus horas en cosas positivas. Escribía inspiradoras cartas; enseñaba a sus captores a realizar artesanías y palomas de la paz con trozos de papel; ytodavía se daba tiempo para hacer ejercicio en su reducida celda. "He llegado a ver que hay algo bueno en cada situación, a veces solo tenemos que buscarlo", escribió Kayla Mueller.

Siendo una jovencita, en su natal Prescott en el estado norteamericano de Arizona, trabajó en un refugio para mujeres portadoras de VIH Sida. Sin embargo su deseo de ayudar a los demás le llevó lejos, a servir como trabajadora humanitaria en los territorios palestinos, en Israel, India, Francia y Siria. En este último país fue tomada como rehén en agosto del 2013 por parte de extremistas del "Estado Islámico", cuando salía de un hospital de "Médicos sin Fronteras".

Hace unos días se dio a conocer que Kayla Mueller murió a los 26 años de edad, quizá en manos de sus propios captores; o bien, como resultado de un bombardeo al campo en que se encontraba retenida.

"He arribado a un lugar en el que, en todo sentido, me he rendido frente a nuestro Creador porque literalmente no hay nada más. En la oscuridad he visto la luz. He aprendido que incluso en reclusión se puede ser libre. Estoy agradecida", escribió Kayla a su mamá en su última carta.

Es cierto: no hay cosa más importante en este mundo que rendirse al señorío de Dios. Él es el único que puede sostenernos siempre; él es el único que ofrece verdadera libertad a nuestras vidas, aun en la peor de las prisiones; y él es el único que puede producir gratitud en nuestro corazón a pesar de las circunstancias.

Una tumba vacía revela que Jesús vive, y sigue buscando y salvando a quien se lo permite. En el Apocalipsis Jesús nos recuerda quién es él: "Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso".

Jesús es Todopoderoso para perdonar, para salvar, para liberar. Él es la luz que alumbra a todo hombre; el pan de vida que descendió del cielo; la fuente de agua viva que salta para vida eterna. Él es el buen pastor que dio la vida por sus ovejas. Y lo mejor es que nos ama a pesar de conocernos.

Cree en Jesucristo y serás salvo.