En Corto

Humanidad en riesgo

Es lo que asegura el astrofísico británico Stephen Hawking. Advierte que el peligro estriba en el incremento de la "inteligencia artificial", ya que las computadoras duplican su velocidad y capacidad de memoria cada 18 meses. En contraparte -asegura- la ingeniería genética permitirá aumentar apenas en forma perceptible la complejidad del ADN humano y "mejorar" la especie, en alrededor de 18 años.

Así que para evitar una "catástrofe tecnológica" provocada por la inteligencia artificial que, en sus palabras, "podría ser más lista que todos nosotros", Hawking insiste en colonizar ya otros planetas porque vaticina, "casi con toda certeza", que este apocalíptico escenario tendrá lugar en un futuro cercano.

El asunto no es tomado a la ligera por líderes y científicos a nivel mundial, ya que las advertencias del astrofísico, en el sentido de que "si la inteligencia artificial es capaz de diseñar mejoras de sí misma podría convertirse en un peligro real en un futuro no muy lejano", son coincidentes con las expresadas en forma reciente por diversos magnates de Silicon Valley. De ser así, la realidad de películas de ficción se quedaría corta con lo que supuestamente podría venir, y "colonizar otro planeta" es algo altamente improbable.

En medio de esto vale la pena recordar que el apóstol Pedro asegura que: En la Biblia, "tenemos también la palabra profética más segura, a la cual haríamos bien en estar atentos, como antorcha que brilla en lugar oscuro". Ciertamente, la época que vivimos es de una profunda oscuridad espiritual y moral, con rasgos apocalípticos.

La humanidad está en riesgo, pero la razón es porque somos pecadores y nuestra maldad se incrementa a pasos agigantados. Así que debo acudir a Dios mismo. Reconocer mí condición. Reconocer que requiero de perdón y salvación. Creer en Cristo. Por eso Pedro insiste: "No es ningún cuento decirles que nuestro Señor Jesucristo vendrá y revelará su poder, porque nosotros vimos la grandeza de Jesús con nuestros propios ojos".

Antes de los pronósticos humanos, Dios cumplirá lo dicho en su palabra. Tarde o temprano moriremos y hay una eternidad que nos aguarda: Cielo o Infierno. Cristo ya hizo todo para redimirnos. Él nos ama, y vive para darnos vida.

"Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo".