En Corto

¿Extinción humana inminente?

Al menos es lo que vaticina el científico británico Stephen Hawking, en caso de que los humanos no colonicemos pronto otros planetas.

En el marco de una entrevista concedida al programa científico "Live FromSpace", el físico y cosmólogo dijo: "Nuestro planeta es un viejo mundo, amenazado con una población cada vez mayor y con recursos finitos. Debemos anticipar esas amenazas y tener un plan B".

El prestigiado divulgador científico de 72 años de edad, quien padece de una enfermedad moto neural que lo mantiene completamente paralizado advirtió: "Si la especie humana quiere sobrevivir más allá de los próximos 100 años, es imperativo que atraviese la negrura del espacio para colonizar nuevos mundos a través del cosmos", y si no es capaz de hacerlo, "se enfrenta a una extinción inminente".

En sus proyecciones, Stephen Hawking considera que el hombre colonizará la luna dentro de 50 años; en tanto que "Marte", el llamado "Planeta rojo", será habitable hasta el año 2100.

Planteado así, el panorama no parece muy alentador. Si hace un par de años la tierra era habitada por casi 7 mil 100 millones de personas, ¿cuál será la cifra para 2050? Y de esos miles de millones de personas que vivan en ese entonces, ¿cuántos podrían ser enviados a la luna? ¿Qué pasaría con el resto?

Las voces de expertos por todo el mundo apuntan a que "el Apocalipsis se avecina" para la raza humana. Cambio climático, disminución creciente de recursos naturales, extinción de especies, sobrepoblación, polución de aire, agua, tierra y hasta espacial; criminalidad, violencia, adicciones, corrupción, descomposición social, etc.

¿Qué dice la Biblia al respecto? Que se aproxima un periodo terrible para la tierra conocido como "La gran tribulación". Durará 7 años en el que la mayoría de los habitantes perecerán. Jesús regresará por los suyos en las nubes. Luego surgirá el Anticristo que firmará un pacto con Israel, e iniciará dicho periodo de calamidades como nunca las ha habido.

¿Cuándo será esto? Solo Dios lo sabe. Lo que sí conocemos es que él nos ama y nos llama a volvernos a él a tiempo. Jesús pagó ya el precio para reconciliarnos con Dios. Y no nos ofrece la luna, sino una eternidad a su lado en el cielo.

Solo en Jesús hay perdón de pecados y vida eterna. ¿A qué esperar?