En Corto

Elección 2018

"Lo que no destruye, fortalece", dice la frase "políticamente correcta". Ricardo Anaya debe saberlo. Ni los ataques internos o externos, parecen descarrilarlo. Para los panistas, él es el favorito para convertirse en candidato a la presidencia, con un 50.9% de las preferencia. Esto lo ubica entre sus correligionarios, con 30 puntos por arriba de Rafael Moreno Valle, su rival más cercano.

Sin embargo, aunque Ricardo Anaya logre asirse con la candidatura presidencial del blanquiazul; y aún si fuera ungido como tal por el Frente PAN-PRD-MC, sus posibilidades de obtener la victoria, se ven a estas alturas, reducidas. Y es que no hay que perder de vista que, antes de la renuncia de Margarita Zavala al partido, las preferencias electorales no eran favorables al PAN; tampoco al PRD, y mucho menos a MC; y es previsible que esta nueva división se verá reflejada en una fragmentación del voto, que acabará por no favorecer ni a Zavala, ni a Anaya; pero que sí podría beneficiar al PRI, en su propósito de retener la presidencia de la república.

Nadie duda que Andrés Manuel López Obrador sigue adelante en las encuestas rumbo al 2018, y que es el verdadero candidato a vencer; pero hay quienes anticipan, que a la hora de ser ungido como tal en MORENA, y una vez iniciada la contienda; el tabasqueño podría convertirse en su peor enemigo. La razón, -consideran sus adversarios-, es su carácter mesiánico, obstinado, y nada afecto a escuchar razones. En consecuencia, también es previsible que no disminuya el intento de sus adversarios, por seguirlo presentando como "un peligro para México".

En cuanto a los 36"Candidatos Independientes", (habrá que esperar a tener el número exacto este fin de semana)- entre los que destaca la propia Margarita Zavala, Pedro Ferriz de Con, Jaime Rodríguez "El Bronco", y el senador Armando Ríos Piter-, habría que señalar el reto que tiene cada uno de recabar un total de 866 mil 593 firmas, en al menos 17 estados, en un lapso de 120 días, sin recursos públicos, y con una muy limitada difusión en medios como radio y televisión. Además también es previsible que a algunos se les reproche su pasada militancia partidista, por lo que lo de "independientes", sería tan solo un decir.

A estas alturas, el PRI tiene razones para sonreír