En Corto

Cimientos

Clancy Fegan, de Gales, Inglaterra, estaba feliz con su proyecto. Pese a que un experto en Ingeniería Civil y los técnicos de la ciudad le advirtieron que no lo hiciera, él de todos modos le añadió un segundo piso a su casa. El problema es que ni la cimentación, ni la estructura estaban diseñadas para soportar el peso adicional. Así que cuando Clancy, acompañado de su esposa e hija, salieron a comprar los últimos artículos para el nuevo espacio, un poderoso estruendo les dio aviso del desastre. Al volver sus miradas vieron solo ruinas. Toda su casa se había derrumbado.

No es sensato ir en contra de las leyes de la física, y mucho menos lo es el ir en contra de las leyes espirituales y morales de Dios. ¿Sobre qué estamos edificando nuestra vida, nuestro matrimonio, o nuestro hogar?

Adán y Eva vivían en un ambiente perfecto en el paraíso. Su relación con Dios era continua. Pero un día, el diablo, o "serpiente antigua", se acercó a la mujer y le susurró: "¿Así que Dios les ha dicho que no pueden comer de todos los árboles del huerto? Ella respondió: De todos los árboles podemos comer, pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: "No comeréis de él, ni lo tocaréis, para que no mueran". Entonces la serpiente dijo a la mujer: No morirán. Lo que pasa es que Dios sabe que el día que coman de él serán abiertos sus ojos y serán como Dios..".

Las personas tendemos a construir sobre "nuestra moral", religión, filosofía, fuerza de voluntad, intelecto, habilidades, relaciones o talentos. Pero al dejar de lado a Dios en nuestras vidas, es cosa de tiempo que todo se venga abajo. Adán y Eva fueron los primeros en descubrirlo.

Y es que la estrategia del enemigo de nuestras almas no ha cambiado. Lo primero que hace, es sembrar en nuestra mente la semilla de la duda en cuanto a las verdades bíblicas y el carácter de Dios, susurrando: "¿Realmente crees que la Biblia es la palabra de Dios?", ¿De verdad crees que Dios existe y que quiere lo mejor para tu vida? Si Dios te ama, entonces ¿por qué te prohíbe....".

Dios asegura que fuimos creados por medio de Jesucristo y para Jesucristo. Él ha resistido durante poco más de dos mil años toda clase de embates. Si él es nuestro cimiento, podremos soportar las cargas de esta vida. Él nos ama y puede salvarnos.