En Corto

¿Casualidad?

Imagine que Usted le pregunta a un vecino por el origen de su auto; él entonces le responde que "un avión estalló en el cielo", y que de pronto apareció su vehículo nuevo y de lujo en la cochera de su casa. Más adelante Usted le pregunta a otra persona del origen del reloj que lleva en la muñeca, y le responde lo mismo. Después pregunta por un hermoso cuadro en un museo, y recibe la misma respuesta. Así Usted acaba por descubrir que todo a su alrededor surgió de la explosión de aquel misterioso avión en el cielo.

No sé en su caso, pero francamente a mí me resultaría imposible creer algo así. ¿Pero queécuando contemplamos nuestro planeta? Un solo ejemplo: De acuerdo al cálculo científico más serio dado a conocer en el 2011, en este "pálido punto azul del universo" -como le llamaría Carl Sagan a la Tierra- existen 8 millones 700 mil especies. Habría además 7 millones 770 mil clases de animales; 298 mil de plantas; 611 mil de hongos; 10 millones de especies de insectos y un número indeterminado de virus y bacterias. De hecho, recientemente, un investigador encontró en un solo árbol, de la selva tropical, mil 200 especies de escarabajos, de los cuales 163 eran exclusivos de ese solo ejemplar, ¿se imagina?

Así que, ¿realmente cree que en un lejano pasado "algo explotó", y eso explicaría la existencia de todo a su alrededor, aun de usted mismo? Se requiere fe para creer eso.

Génesis, o libro de los "orígenes", inicia con esta declaración: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra". Luego asegura que Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza. No somos pues el resultado del caos o la casualidad, sino creación misma de Dios, quien nos ama y desea relacionarse con cada uno de nosotros.

El problema, como dice Pablo en Romanos, es que "Aunque Dios ha hecho visible su eterno poder y deidad desde la creación del mundo, el hombre no le glorifica, ni le da gracias, sino que, profesando ser sabio, envanece su razonamiento y su necio corazón se entenebrece".

Es simple, nuestro problema es el pecado. Así que en realidad no necesitamos de teorías que nos hagan parecer "intelectuales", sino de un salvador que nos perdone, libere y dé sentido y propósito a nuestras vidas.

Volvámonos a Jesús. En la cruz pagó ya el precio de nuestra paz. Cree en él y serás salvo.