En Corto

¿Camino correcto?

Tiene apenas 13 años de edad y ya sabe manejar armas. El año pasado un grupo yihadista lo preparó para ello. El pequeño que se identifica como Abu Attab, no asiste a la escuela.

Su tiempo lo pasa revisando videos de terroristas y chateando con ellos. De hecho en próximos días asegura que viajará a la ciudad de Raqqa en Siria para unirse al Estado Islámico, "ISIS; y en esta decisión su mamá –devota musulmana que se identifica como "Fátima"–, lo apoya por completo: "No puedo detenerlo si quiere luchar....Yo no estaría triste si mata a occidentales".

"Me gusta el Estado Islámico porque siguen la sharia (ley islámica) y matan a los infieles, no sunitas, y a aquellos que dejaron el islam...No quiero salir con amigos o pasarlo bien. Dios nos ordenó trabajar y pelear por la vida que sigue, por el paraíso. Antes iba al parque o a la playa, pero me di cuenta de que estaba mal y ahora tomé el camino correcto", relató a la BBC este niño Sirio.

Llama la atención cómo, a tan corta edad, un ser humano tenga inserto en su mente que conceptos tales como el matar a otros que no practiquen su religión o "trabajar y pelear para alcanzar el paraíso", serían elementos demostrativos de estar en "el camino correcto".

Muchas atrocidades se han cometido a lo largo de la historia, justo en base a razonamientos y conclusiones de pensamientos de hombres. Es por eso que la Biblia advierte: "Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte".

Dios no enseña que tengamos que "trabajar y luchar" para ir al paraíso. Bien lo sintetizó el estudioso de las Escrituras Paul Edwin Finkenbinder al decir: "Dios no usa cuchillos. Dios no dispara ametralladoras. Dios no hace estallar bombas. Dios es grande para salvar al hombre del pecado y darle, en Cristo y por Cristo, una vida nueva, limpia, regenerada y justa. Dios quiere tener una relación personal con cada uno de nosotros por medio de Cristo".

Lucas señala que Jesús, nos ama y "Da luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; para encaminar nuestros pies por camino de paz". Jesús dice: "El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al padre sino por mí".