Ex gobernadores vemos, escapes no sabemos: Duarte, Padrés y ¿Medina?

A mitad de la semana pudimos escuchar en radio lo que sucedió en Xalapa, Veracruz, justo frente al Palacio de Gobierno: una manifestación de atletas olímpicos protestó porque les prometieron una cantidad de dinero y un apoyo para asistir a las olimpiadas, y estaban esperando el pago prometido para cubrir deudas. Entonces un atleta paralímpico bajó de su silla de ruedas y se tiró en medio de la calle, sin importar que caía una gran tormenta y que lo podía dañar o enfermar.

Como además de la protesta de los atletas en el palacio había un plantón de más de 50 alcaldes que piden que se les pague el dinero de las partidas federales, porque ya no tienen ni para pagar las nóminas en sus municipios, la protesta de los atletas fue auxiliada y no permitieron que el deportista paralímpico se quedara bajo la lluvia arriesgando su salud y su vida.

No es posible que los delitos y problemas que están saliendo a la luz pública en diferentes estados del país se queden sin castigo.

Seguramente usted, amigo lector, está enterado de que en Veracruz el gobernador Javier Duarte pidió licencia para enfrentar a la ley, pero al dejar el cargo tomó un auto y se escapó.

Y por si fuera poco, en Sinaloa, el ex gobernador Guillermo Padrés también agarró sus maletas y corrió. Su abogado Antonio Lozano Gracia, quien fuera titular de la PGR en tiempos del gobierno de Ernesto Zedillo, dice que no sabe dónde está su cliente.

En el caso de Guillermo Padrés, la PGR solicitó una orden de aprehensión por lavado de dinero por 8.8 millones de dólares y un faltante de 32 mil millones de pesos en el erario.

Pero en este caso, el mismo abogado ha sido señalado por la PGR por lavado de dinero, ya que los 8 millones de dólares presuntamente provenientes de sobornos fueron dispersados en el sistema financiero a través de 43 personas, incluido el despacho del abogado Antonio Lozano Gracia y Asociados, según las filtraciones de la investigación a la prensa.

En el caso de Veracruz, el gobernador con licencia Javier Duarte de Ochoa, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) comprobó irregularidades por 35 mil millones de pesos en el manejo de transferencias federales a Veracruz, y dijeron que se trata de la mayor cantidad que alguna vez se ha desviado en México desde la creación de la ASF.

Después de conocer estas historias de corrupción, estimado lector, creo que en Nuevo León tenemos mucha suerte porque aquí también hay mucho dinero perdido.

El ex gobernador es acusado por sus malos manejos, él y sus colaboradores, pero cuando menos todavía se les puede localizar, es decir, no han huido todavía.

Las comparaciones son terribles, bien puede decir usted, pero es imposible no hacerlas en este caso.

El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, ya dijo que el proceso contra Rodrigo Medina de la Cruz incluye 117 procesos diferentes, de manera que si en este año libró las primeras dos o tres acusaciones, falta ver todavía qué sucede con las 114 denuncias que faltan por presentarse.

¿Se dará a la fuga el ex gobernador Rodrigo Medina en algún momento? No lo sabemos, pero una cosa sí es cierta, nadie creía que Javier Duarte se escaparía cuando dijo que enfrentaría a la justicia con la frente en alto.

Tenemos la fortuna de que el ex gobernador se presenta a las audiencias en Nuevo León y de alguna manera nos hace sentir que no es culpable, pero falta ver lo que sucede con el resto de los procesos o en el caso de que sea la PGR la que lleve la investigación… y no creo que el ex gobernador pise la cárcel… así como tampoco la han pisado el ex gobernador de Veracruz o el de Sinaloa, que salieron buenos para correr…

Esta semana se le citará a comparecer a Rodrigo Medina. ¿Se presentará y dará la cara… o nunca más lo volveremos a ver?...  Usted, ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com