El regreso de la violencia y el miedo de los empresarios en NL

La amenaza del crimen organizado en la frontera del estado es el aviso de que podría llegar una nueva oleada de violencia a la ciudad.

En cada noticia que escuchamos sobre enfrentamientos y balaceras en Tamaulipas, en cada historia que conocemos sobre una víctima inocente está el crudo recuerdo de los peores años vividos en Monterrey, esos que deseamos que nunca vuelvan.

Por desgracia, amigo lector, el anuncio de las autoridades de blindar la frontera con Tamaulipas es en realidad un anuncio que nos dice lo cerca que están los balazos de nuestra ciudad. Ojalá sea muy efectivo el trabajo.

Lo cierto es que la fuerte violencia que se vive principalmente en Tamaulipas y Michoacán, está por obstruir a uno de los proyectos empresariales más grandes de Nuevo León, y si la situación no cambia, habría que ver lo que sucederá con los más de 500 millones de dólares de inversión que están en juego.

Se trata del Interpuerto Monterrey, un proyecto de puerto interior en Salinas Victoria, NL, sobre mil 300 hectáreas para almacenar y producir insumos, que tendría una posición privilegiada pues en esa zona está la terminal intermodal de la ferrocarrilera KCSM y a 10 kilómetros la intermodal de Ferromex.

Como resultado se logra una especie de vía directa con los puertos de Lázaro Cárdenas, Manzanillo, Veracruz y Altamira, y con otros cruces que llevan hacia EU, lo que facilitaría exportaciones e importaciones.

El proyecto es un esfuerzo realizado principalmente por empresarios regiomontanos y que con la ayuda y gestión del Gobierno del Estado ya puso en marcha la primera etapa, se trata de la comercialización de 350 hectáreas, de las cuales 100 ya se colocaron entre Tubacero y Mondelez (galletas Oreo); se espera además el interés de empresas de Japón, Europa y EU.

Gran proyecto, sin duda, pero la violencia generalizada en Michoacán y Tamaulipas comienzan a menguarlo porque el robo a los ferrocarriles es grande en estas zonas y los puertos de Lázaro Cárdenas y Altamira no están trabajando correctamente.

En febrero, Ferromex informó que la empresa perdió cerca de 420 millones de pesos en 2013 a causa de los robos y el vandalismo.

El crimen organizado, tan sólo en 2013, ha conseguido robar miles de toneladas de carga”, dijo Lorenzo Reyes Retana, director de Operaciones de Ferromex.

Los robos son tan constantes que estas empresas gastan cada vez más en seguridad, por eso desde 2012 están planeando una inversión de hasta 320 millones de dólares para mover las vías haciendo otras rutas (¿acaso piensan que esto no se pueda detener?).

Recientemente la Canacero calculó que las pérdidas por robo de hierro realizadas por el crimen organizado en Lázaro Cárdenas ascendieron a mil millones de dólares en 2013; el de robo de transporte con productos de acero fue por 300 millones.

Además de Los Templarios, están las historias que denuncian la operación de una mafia de chinos que trabaja en Michoacán controlando el trabajo del puerto, ingrediente que hace más grande y laborioso el trabajo de las autoridades para terminar con el problema.

La amenaza del crimen organizado en la frontera del estado es el aviso de que podría llegar una nueva oleada de violencia a la ciudad, pero es también una señal de alto para el desarrollo de los grandes proyectos como el Interpuerto Monterrey, que traería múltiples beneficios a Nuevo León y a México en general.

De manera que pronto, estimado lector, se debe notar la mano dura de las autoridades para que camine el proyecto o, de lo contrario, veremos otra vez cómo los empresarios recogen su dinero y se van a buscar tranquilidad, como en los peores años vividos en Monterrey, esos que deseamos que nunca vuelvan… ¿recuerda usted?

alejandro.gonzalez@milenio.com