La rebelión de las bicicletas vs los legisladores bipolares

El exhorto   fue aprobado por unanimidad por los diputados locales, ¡como si el uso dominical de las bicicletas fuera un problema que se está saliendo de control!

El martes me sorprendió leer que los señores diputados encontraron un punto de acuerdo para pedirles a los alcaldes que no organicen rutas de atletismo y bicicleta los domingos.

Así es, un grupo de diputados trasnochados consideran que la vialidad quedó trastocada con el Paseo Metropolitano, porque se cerraron algunos carriles de avenidas y así liberar espacio para el paseo en bicicleta.

“Se envía un atento y respetuoso exhorto a todos los municipios del área metropolitana para que en dado caso de pretender realizar algún evento tanto de atletismo como de bicicleta, no se afecte la vialidad del área metropolitana, y los mismos se realicen en áreas idóneas para tal efecto, obviamente que estos lugares sean distintos a las avenidas y calles de nuestra ciudad, lo anterior durante el tiempo que dure la construcción de la obra y vuelva a la normalidad vial”, dijo el diputado del PRD Erick Godar Ureña Fraustro.

Sobre la vialidad todos tendremos una opinión, y si en el evento dominical algunas avenidas se obstruyeron, bien se puede recomendar cambiarlas por otras paralelas, pero solicitar se suspenda el evento es un exceso de autoridad y de ignorancia.

El problema no es la opinión del diputado del PRD, sino que el exhorto fue aprobado por unanimidad, es decir, todos están de acuerdo en lo dicho, ¡como si el uso dominical de las bicicletas fuera un problema que se está saliendo de control!

¿Qué sucedió el domingo en el Paseo Metropolitano? Se abrió un circuito en la ciudad con un total de 39 kilómetros, cruzando los municipios de Guadalupe, Monterrey, San Pedro Garza García y Santa Catarina.

La idea fue que cada municipio, dentro de sus límites, organizara diversas actividades además de permitir el corredor para caminar, correr o andar en bicicleta.

Fueron cinco meses de preparación para que miles de personas (se calculan cerca de 20 mil bicicletas) pudieran pasear el domingo a lo largo del circuito, además de miles de familias más aprovecharon los lugares marcados con actividades especiales.

El exhorto de los diputados aclara que no están en contra de la promoción del deporte pero que se debe realizar en los lugares apropiados.

Parece que los señores en el Congreso no entienden que el evento no es deportivo sino recreativo, y que darle los domingos al peatón y a la bicicleta es un cambio de actitud en la salud y en la movilidad de la ciudad. Bueno, sí lo entienden:

El 21 de octubre se dieron reunión las comisiones unidas de Legislación y Puntos Constitucionales y la de Transporte para aprobar modificaciones a las Leyes de Transporte y que se promueva y facilite el uso de la bicicleta como transporte no contaminante.

“Se establece que los municipios puedan aplicar recursos para poder desarrollar ciclovías o carriles para bicicletas”, dijo el presidente de la Comisión de Transporte, diputado Daniel Torres Cantú.

“En la medida de sus posibilidades ellos puedan inyectarle recursos para poder hacer esas adecuaciones viales que le hacen falta a los municipios en general”, agregó.

¿Cómo es posible entonces que una semana después existe un punto de acuerdo para que los domingos no se promuevan los paseos en bicicleta y cierre de carriles?

Lo que aquí parece que sucede, amigo lector, es que a los diputados no les agradó que los alcaldes encontraran promoción en el evento, que no los invitaran para placearse y, peor aún, que en víspera electoral lo podrían hacer todos los domingos.

Política a la regiomontana contra la rebelión de las bicicletas, de otra manera no nos explicamos esta bipolaridad legislativa, ¿no lo cree usted así?

alejandro.gonzalez@milenio.com