Del “presunto culpable” al “se presume inocente”

Los periódicos, los de espíritu policiaco, no podrán reportar detenciones de presuntos ladrones o delincuentes cuando son capturados.

Desde el primero de abril en Nuevo León se podrá en marcha el nuevo sistema penal acusatorio.

Principalmente esto significa que tendremos un esquema diferente de justicia, de alguna manera, más adecuado a la vida moderna, se presume más justo y transparente.

Uno de los cambios fundamentales de este proceso es que en el sistema tradicional la mayor parte del proceso se realiza de manera escrita, mientras que en el nuevo sistema predomina la oralidad.

El proceso se está realizando a nivel nacional y aunque deberá estar operando hasta julio de 2016, en Nuevo León se ha decidido arrancar desde este primero de abril, pues las autoridades judiciales ya se encuentran listas para operar, dicen ellos, desde septiembre del año pasado.

“Nosotros en cuanto a nuestra demanda del Ministerio Público y la Defensoría, estamos listos, ellos tienen su programa y los tiempos están fijados, pero nosotros queremos dejar claro que ya hoy, en este momento podemos atender al 100 por ciento de los delitos”, dijo director del Consejo de la Judicatura, Jesús Demetrio Cadena Montoya.

El sistema acusatorio que se implementa, en esencia dialéctico, es un modelo contrapuesto al inquisitivo y hasta ahora existente.

Uno de los principales cambios es que los juicios serán orales (muy parecidos a los que vemos por televisión estadunidense), pero tal vez la mayor de las modificaciones es el principio con el que se juzgará: la presunción de inocencia.

Básicamente pasaremos de un sistema donde un detenido es un “presunto culpable” a uno donde en todo momento un procesado “se presume inocente”.

“Toda persona se presume inocente en todas las etapas del proceso, mientras no se declare su responsabilidad en sentencia firme conforme a las reglas del Código Procesal Penal para el Estado.

“En caso de duda debe absolverse al imputado.

“Hasta que se dicte sentencia firme, ninguna autoridad podrá presentar a una persona como culpable ni brindar información sobre ella en ese sentido”, dicta el artículo 6 del Código Procesal Penal de Nuevo León.

Lo anterior, estimado lector, principalmente significa que las autoridades ya no podrán presentar en televisión o a la prensa a los presuntos culpables de algún delito.

Este circo mediático que siempre se realiza con las grandes detenciones de capos o narcotraficantes, no se podrá realizar hasta que un juez dicte sentencia sobre los delitos que se le persiguen.

Los periódicos, los de espíritu policiaco, no podrán reportar detenciones de presuntos ladrones o delincuentes cuando son capturados, porque al hacerlo estarán violando la ley.

Muchos son los cambios que el nuevo sistema penal acusatorio traen consigo, además de que los juicios se podrán ver por televisión, en internet, y serán abiertos para todo el público; el proceso se realizará de manera diferente a como históricamente lo conocemos en México.

El ministro Juan N. Silva Meza, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal, explica la forma en que los jueces trabajarán en este sistema:

“El juez inquisitivo, cuyas funciones eran las de investigar y enjuiciar, tenía que confirmar, en primer lugar, la comisión del delito en su manifestación externa, para poder dirigirse con posterioridad al auctor delicti”, indica.

“El juez inquisitivo debe encontrar al autor de los hechos. El juez de sentencia acusatorio recibe al acusado ya identificado como tal por otro juez”, agrega.

Estamos, amigo lector, frente a un gran cambio en el proceso de justicia de este país, lo invito a que se informe más para que sepa la forma en que ahora procederá la autoridad.

Esperamos que sea para mejorar, es lo que más deseamos, o ¿usted qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com