La peligrosa costumbre de "textear" y conducir

El riesgo de conducir mientras se escribe en el tecladito del celular es claro: el conductor no alcanza a frenar porque ni siquiera se entera que hay que hacerlo.

Los diputados locales comenzaron una mesa de diálogo para analizar la posibilidad de retirar licencias a los ciudadanos que utilicen su teléfono celular mientras conducen su automóvil, así como multas económicas que podrían aumentar en caso de reincidencia.

Se trata de sancionar severamente a las personas que van escribiendo en el celular, lo que hoy en día se llama texting, mediante reformas a la Ley de Seguridad del Estado y a la Ley del Instituto de Control Vehicular, en donde se contempla en primera instancia multas económicas y en caso de reincidencia el retiro de la licencia.

Aunque parece algo excesivo, estimado lector, en realidad se trata de un problema grande y peligroso, quitar la mirada del camino mientras se conduce es la causa de muchísimos accidentes.

La Administración de Seguridad de Tráfico en los Estados Unidos asegura que en 2010 la distracción del conductor fue la causa del 18 por ciento de todos los accidentes fatales, con 3 mil 92 personas asesinadas y 416 mil personas heridas.

En una encuesta sobre el tema realizada entre ciudadanos estadunidenses, se reveló que el 52 por ciento de los conductores asegura que habla por celular mientras conduce su auto y el 38 por ciento declaró que acostumbran textear mientras manejan.

En el mismo sondeo se encontró que los jóvenes son los que más textean mientras conducen, pero los adultos, aunque en menor cantidad, también lo hacen.

El riesgo de conducir mientras se escribe en el tecladito del celular es claro: el conductor no alcanza a frenar porque ni siquiera se entera que hay que hacerlo.

El tiempo promedio de texteo por mensaje es de 5 segundos, que podríamos pensar que en realidad es poco tiempo, pero recordemos que los accidentes suceden en un parpadeo.

Si usted viaja a una velocidad de 88 kilómetros (55 millas), los 5 segundos de texteo alcanzan para recorrer la distancia de una cancha de futbol americano.

Ante esta problemática podemos ver con buenos ojos el trabajo que los diputados están realizando, porque además del ordenamiento legal que se pretende, el proceso es un buen pretexto para que este problema se lleve a discusión en escuelas y sobremesas.

¿Cuál es la solución además de endurecer la ley? Muy fácil: no hacerlo.

Entre las principales recomendaciones para evitar un accidente fatal manejando está la abstinencia, es decir, mientras maneje no cargue su celular a la mano, colóquelo en su portafolio o cajuelita del auto. Si no lo escucha y no lo ve, no se verá tentado a usarlo.

Si desea traer consigo el celular, siempre será posible usarlo en el modo silencioso para evitar la tentación.

Otra de las opciones muy posibles es la de hacer uso del copiloto, si recibe usted un mensaje, el copiloto podrá leérselo y ayudarle a contestar si es algo muy urgente.

Si su aparato celular es un “teléfono inteligente” siempre será posible programar un mensaje automático que responsa a todos los mensaje “estoy conduciendo, más tarde responderé” o también se puede hacer uso de algunas aplicaciones como DriveMode and Drive First, Quiet Zone, tXtBlocker o DriveSafe.ly, que son de mucha ayuda para quitarse el mal hábito de conducir y textear.

En suma, amigo lector, no es necesario tener un accidente para quitarnos esa costumbre de escribir al volante, ni tampoco debemos esperar a que sea la autoridad quien nos sancione o retire la licencia, basta un poco de sensatez y responsabilidad para hacerlo y, muy importante, pedirle a las demás personas que se unan, que no texteen, finalmente son pocas las urgencia que no pueden esperar… ¿no cree usted?

alejandro.gonzalez@milenio.com