¿Los partidos políticos le temen a los candidatos independientes?

Hay que decir que ser candidato independiente no es un asunto de “animarse” y ya.

Sin lugar a duda las elecciones que se disputarán este año son diferentes, no nada más en las reglas, sino en la forma en que tendremos que ver a los candidatos. Me explico.

Ahora tendremos candidatos ciudadanos, personas sin el apoyo de un partido político, pero que cuentan con el apoyo de la comunidad.

Por primera vez los votantes estaremos obligados a fijarnos en los candidatos y no en los colores del partido, elegir por las personas y no por la corriente ideológica, de manera que debemos poner más atención a lo que se diga y proponga.

Hay que decir que ser candidato independiente no es un asunto de “animarse” y ya, no, el proceso es complicado y conseguir apoyos para cumplir los requisitos no es para improvisados.

Mucho se dijo durante las discusiones legislativas que los partidos aceptaron las candidaturas a regañadientes porque la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) resolvió que el Estado no había violado sus derechos políticos en la demanda de Jorge Castañeda (que quería ser candidato ciudadano a la presidencia), pero recomendó que se debían reformar las leyes, la propuesta nunca fue iniciativa de los partidos.

De manera que las reglas son complicadas para quien desee ser candidato.

A un aspirante independiente se le piden casi cuatro veces más de firmas que las requeridas para formar un partido político, y además, para formar un partido político se tiene todavía un plazo mucho mayor”, criticó el ex diputado federal Manuel Clouthier Carrilo, quien buscó ser candidato independiente a la presidencia en el 2012.

César Astudillo, especialista en temas electorales del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en una entrevista comentó que “se regularon las candidaturas, pero se regularon con un conjunto de requisitos excesivos, fuera de toda proporción, irrazonables, y el mensaje que da la clase política es que es una figura que no le simpatiza, y entre más piedritas en el camino se le puedan poner, mejor”.

Pero, ¿les tienen miedo los políticos de partido a los candidatos independientes? Claro que sí.

En una encuesta realizada por Parametría en abril de 2014 (antes de que la gente supiera que serían aprobadas las candidaturas independientes) se ve claramente que hay un candidato independiente cuenta con mucho apoyo nada más por ser independiente.

Se les preguntó a las personas: ¿Usted considera que un candidato independiente es más o menos confiable que un candidato postulado por un partido?

Para esta pregunta el 28% respondió que más confiable, 38 por ciento dijo que menos confiable, 23% respondió que era igual de confiable y el 11% restante dijo no saber.

Si sumamos el “más confiable” (28%) con el “igual de confiable” (23%) resulta que para la población un candidato independiente cuenta con un 51% de confiabilidad.

En la misma encuesta se les preguntó: ¿Usted votaría por un candidato independiente para una alcaldía?

El 45% contestó que sí, mientras el 49% dijo que no, el resto (6%) no quiso contestar. Sin conocer a los candidatos, cerca de la mitad de la gente asegura que votaría por un independiente; esto, amigo lector, es un porcentaje altísimo. Por eso las trabas que los partidos les ponen a los ciudadanos para que no sean candidatos.

Los candidatos independientes son una buena variante para quitarle el monopolio del poder a los partidos que cada vez más descuidan sus cuadros y su trabajo, pero no quiere decir que necesariamente tendremos mejores candidatos, no por el momento, pero sí tendremos posibilidades de tener más candidatos y con mucha diversidad de pensamiento, y eso, estimado lector, creo que le abona puntos positivos a nuestra democracia, o usted ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com