¿Quién debe pagar el rescate del alcalde de Santa Catarina?

Dice el dicho popular que “aquello que no mata, fortalece”.

En el caso del alcalde de Santa Catarina, donde pudo ser destituido y enjuiciado por desacato a un orden judicial, al recibir una sentencia a favor y librar la destitución, me parece que de ninguna manera sale fortalecido.

Usted tendrá la mejor opinión, amigo lector, pero Víctor Pérez recibió la silla del Ayuntamiento con la deuda de un terreno que le fue despojado a un particular en 1997 por el entonces alcalde, Alejandro Páez.

Desde entonces el particular buscó la forma legal de que se le retribuyera el terreno que se usó para poner un parque.

Todos los alcaldes en turno aplazaron el cumplimiento de su responsabilidad: pagar lo que se le adeudaba al propietario, pero también y muy importante, denunciar el despojo que realizó la administración de 1997, o cuando menos, buscar responsabilidades en el asunto.

Para fortuna del propietario la ley se impuso y llegó una sentencia de amparo donde se ordenó el pago por indemnización al afectado.

El entonces alcalde, Gabriel Navarro Rodríguez, ignoró dicha sentencia y buscó mediante algunos artilugios legales, aplazar y posponer su obligación.

Contumacia, fue la palabra que usaron los magistrados de la Suprema Corte de Justicia para referirse a los intentos de Navarro Rodríguez por evadir la ley.

Contumacia es algo así como la tenacidad aplicada para persistir en un error; puede entenderse como la voluntad del procesado de alejarse del proceso judicial, lo que impide ser juzgado efectivamente.

No soy abogado, pero dilatar el cumplimiento de la ley o evadir un proceso, no me parece que sea la actitud que deba tener una autoridad municipal.

¿Cómo aplicar la ley cuando se es el primero que no la cumple?

Hoy el ex alcalde Gabriel Navarro enfrenta un juicio por desacato y el alcalde Víctor Pérez, quien pagó 46 millones de pesos al afectado, tendrá que reponer al presupuesto esa cantidad.

Oiga, ese dinero que se pagó de los impuestos municipales es producto del pago del predial de los habitantes de Santa Catarina y por la mala gestión, por una mala administración, por la contumacia y por un despojo en su momento, será un dinero tirado a la basura; sirvió nada más para salvar al alcalde mientras se hacía justicia.

La deuda del terreno no era tan grande, pero creció con el tiempo y el agravio. Malo el cuento. Los 46 millones dicen que pagan 2 años de recolección de basura del municipio, para tener una idea de lo que está costando el rescate.

¿Quién debe pagar por el rescate del alcalde?

Para nivelar el gasto de tantos millones, el alcalde buscará pedir prestado dinero, endeudar al municipio.

El martes pasado, como para decirnos que está consciente que gastó un dinero público para salvar su libertad, asegura que él y los funcionarios de primer nivel donarán su aguinaldo.

¿Los secretarios y directores deben pagar el rescate de Víctor Pérez?

Después de 15 años de proceso, ayer se anunció que se procederá a realizar un análisis del asunto para ver si se deslindan responsabilidades.

¿Alejandro Páez debe pagar?

En todo este asunto hay mucha ilegalidad y abuso de poder de la autoridad; que le cueste a las arcas municipales 46 millones es el último de los abusos que realizaron los ex alcaldes juntos.

La víctima de esta historia es el ciudadano: el despojado del terreno y el despojado del dinero.

Si las autoridades no respetan la ley y despilfarran el dinero, deben ser retiradas de esa responsabilidad.

Todavía hay un proceso legal que continúa, ojalá se haga justicia y se realice un castigo ejemplar.