El PRI en NL: comisiones, reflectores y las redefiniciones que vienen

En la semana que pasó fue muy difundida y comentada la importancia nacional que hoy en día tienen dos de los alcaldes de la zona metropolitana.

Si acaso no se enteró, amigo lector, se trata de Francisco Cienfuegos y Adrián de la Garza, alcalde de Guadalupe y Monterrey, respectivamente, que se reunieron con el Consejo Político Nacional del PRI en Nuevo León.

Formalmente recibieron al secretario técnico del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Ernesto Gándara Camou, que junto al dirigente estatal César Cavazos encabezaron la reunión de Comisiones Temáticas, como un preparativo rumbo a la Asamblea Nacional del PRI que se realizará el 12 de agosto.

Pero informalmente, la grilla de por medio no paró para decir que el ex gobernador Medina mantiene el control del PRI en Nuevo León.

Lo hemos comentado aquí, estimado lector, ambos tienen misiones importantes en la planeación de estrategias del partido: Adrián de la Garza preside la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, y por su parte Francisco Cienfuegos lidera la de Federalismo y Desarrollo Social en el Consejo Político Nacional del tricolor.

Y hasta donde se sabe no se trata de nombramientos de “papelito”; no, todo lo contrario, se supone que son considerados buenos operadores en sus asignaturas, lo suficiente como para aportar frescura, modernidad y juventud al partido, de manera que el plan de propuestas para el 2018 esté basado en investigaciones reales, hechas por gobernantes que aplicaron las estrategias y funcionaron.

Hay que recordar, amigo lector, que el presidente Peña Nieto se ha desenvuelto como un purista de las formas clásicas del político del PRI, tanto en la asignación de candidatos como en la conformación inicial de su Gabinete.

Un gobernante joven, sí, pero muy respetuoso de las formas más antiguas.

Pero ante el fracaso consecutivo parece que desea cerrar su sexenio arriesgando más para rescatar al partido. Después de que Manlio Fabio Beltrones perdiera siete de 12 estados en las elecciones de gobernador, Enrique Peña Nieto nombra a Enrique Ochoa Reza, un político joven con muy poca experiencia. Decisión muy parecida a lo que tomó en la Secretaría de Educación, al relevar a un peso pesado como Emilio Chuayffet Chemor, con un nuevo valor como Aurelio Nuño Mayer.

De manera que la estrategia de transformación del PRI llega como consecuencia del fracaso de la vieja guardia; tuvieron su oportunidad, ahora una nueva generación hará lo que considere necesario.

Y es aquí donde el trabajo de Francisco Cienfuegos y Adrián de la Garza tiene su relevancia, son parte de esta oleada de transformación que busca rescatar al PRI.

De las aportaciones del ex procurador de Nuevo León y hoy alcalde de Monterrey no hay duda, está la experiencia vivida en los tiempos de violencia más difíciles.

Y de Francisco Cienfuegos en Guadalupe, aunque es su primera vez al frente de un Ayuntamiento, hay muchas horas de “vuelo” atrás y hoy se puede mencionar el gran trabajo transformador que está realizando para hacer una “ciudad inteligente”, elevando el nivel de los servicios, creciendo la áreas verdes; atacando los problemas con estudios de por medio y no con puntadas; tomando medidas basadas en investigaciones profesionales y recorriendo las calles para revisarle el trabajo a sus secretarios. Salvo su mejor opinión, la gente está contenta en Guadalupe.

¿Cuál es el futuro de estos dos alcaldes? Seguramente desean la reelección como seguimiento de su trabajo, pero con los reflectores que les dan podrían no continuar y sumarse a un proyecto nacional muy pronto…

También hay que considerar que el mejor apoyo para un candidato en el 2018 será en la tierra donde han estado trabajado, de manera que sumarse a la campaña haciendo campaña sería la forma más simple de apoyo, quién sabe… son tiempos de redefinición para los del PRI, y las cosas serán más claras después del 12 de agosto… o usted, ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com