¿Puede surgir en las redes sociales un movimiento social contra el "gasolinazo"?

Frente al gasolinazo que ya padecemos se ha ido manifestando el descontento de la población, un poco en las calles, otro poco en los cafés y sobremesas, pero sobre todo en las redes sociales.

La pregunta es obligada, amigo lector, ¿en México puede surgir un movimiento social que salga del Facebook y tome las calles? A veces parece que las redes sociales están llenas de activistas que lo más que hacen es dar un like.

Históricamente hay movimientos sociales que lograron desde las redes una sacudida social, pero no podríamos decir que consiguieron un cambio.

Como ejemplo podemos recordar el caso de #Yosoy132, cuando en plena campaña presidencial, Enrique Peña Nieto no enfrentó a los estudiantes de la Ibero y se refugió en el baño ante las consignas que le gritaban, recordándole su gestión como gobernador del Estado de México.

Ante lo que sucedió, el líder del PRI Joaquín Coldwell y los senadores Arturo Escobar y Emilio Gamboa Patrón, dijeron que el evento lo habían organizado porros que no eran de la universidad y que se trataba de reventar el evento.

Ante estos señalamientos, el 14 de mayo del 2012 un grupo de 131 jóvenes publicaron un video en Internet en donde mostraban las credenciales que los acreditaban como estudiantes de la Ibero y respondieron:

“[...] estimados Joaquín Coldwell, Arturo Escobar, Emilio Gamboa, así como medios de comunicación de dudosa neutralidad, usamos nuestro derecho de réplica para desmentirlos, somos estudiantes de la Ibero, no acarreados, no porros, y nadie nos entrenó para nada”.

En el video, a continuación los 131 jóvenes dieron su nombre, su número de matrícula y la carrera en la que estudiaban y afirmaron no pertenecer a ningún partido político, además de defender el carácter estudiantil de la protesta.

El famoso video circuló por todas la redes y en 6 horas ya había sido reproducido por más de 20 mil usuarios.

Fue entonces que las redes sociales se inundaron de apoyo con comentarios y videos, hasta que se popularizó el famoso #Yosoy132, dando apoyo a los estudiantes y haciendo alusión al evento.

El movimiento consiguió hacer un documento donde se solicitaba realizar un tercer debate para los candidatos y logró la cobertura de los medios incluyendo televisión, asunto que catapultó al movimiento.

Usted recordará, estimado lector, que al debate no asistió el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, de manera que poco se consiguió al final.

Pero #YoSoy132 logró sobrepasar las fronteras de México y dio pie para el surgimiento de múltiples asambleas de trabajo formadas por mexicanos con residencia en ciudades como Barcelona, Madrid, San Francisco, Berlín, París, Londres, Chicago, Buenos Aires, Nueva York y muchas otras más.

Lo cierto y lamentable, amigo lector, es que el candidato del PRI ganó la elección con mucho margen de ventaja y de alguna manera el movimiento #YoSoy132 no consiguió que el candidato respondiera a las preguntas básicas y tampoco consiguieron bajarle popularidad real.

Así como este movimiento podríamos recordar el de #internetnecesario en el 2009, donde los mexicanos se organizaron para detener un impuesto al uso de Internet y de alguna manera sí se logró el propósito.

La pregunta es si las redes sociales pueden generar movimientos sociales o sólo son una especie de catarsis de los problemas generales que aquejan a la población.

¿Será el caso del gasolinazo, suficientemente fuerte para que todo lo que hemos visto en redes en estos días llegue a las calles? ¿Será esto un factor en las elecciones por venir? ¿Cuántos de nosotros podríamos hacer algo más que dar un like en una foto?

En las próximas semanas seguro podremos ver respuesta a estas preguntas porque el descontento irá creciendo con la inflación, el alza del transporte y la canasta básica… o usted, ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com