La mesa puesta: empresarios al poder

Dice el catedrático Paulo Cuéllar Martínez que los empresarios han revelado ya su intención de participar más en política.

Desde que se conoce a los precandidatos para gobernar Nuevo León, los comentarios de sobremesa y café se orientan hacia el mismo rumbo: los nombres reúnen muy poca experiencia para gobernar un estado tan importante.

Tres años (o menos porque chapulinearon) en una alcaldía y algo de trabajo legislativo no parece la experiencia más sólida para enfrentar retos del tamaño que Nuevo León vive.

¿Cómo harán para lidiar con problemas de inseguridad, deuda hasta el cuello, falta de empleo, llegada de inversión extranjera sin precedentes, entre varios temas que hay pendientes? Si echamos un ojo a su morral, no parece haber experiencia para el tamaño de los retos.

Ayer lo comentó de alguna manera en rueda de prensa Sandrine Molinard, directora del Consejo Cívico, al decir a manera de queja que los partidos políticos no cumplen con su trabajo y manejan una simulación.

“Otra cosa importante es que (los partidos) no cumplan por cumplir, y pongan personas sin capacidad, con la intención de después controlarlas una vez que lleguen al poder”, dijo.

Palabras fuertes si usted quiere, estimado lector, pero cuando vemos que los aspirantes para gobernar están en el top de una tabla de popularidad y no en la lista de los más capaces, es difícil desmentir lo que dice la señora.

Lo interesante es que al tener candidatos populares en los partidos como PAN y PRI, el espacio para la capacidad y liderazgo es una gran oportunidad para los independientes.

Dice el catedrático de la Facultad de Trabajo Social de la UANL y especialista en temas empresariales, Paulo Cuéllar Martínez, que los empresarios han revelado ya su intención de participar más en política.

“Ellos (los empresarios) han manifestado o participamos o nos llevan la fregada”, explica Cuéllar Martínez, “irán por alcaldías y diputaciones locales y federales, principalmente”, agrega.

“Los empresarios están protagonizando en la vida pública. Es una tendencia que buscan ya los empresarios y están formando una nueva relación transversal entre empresa-sociedad civil, ya no están tomando en cuenta al gobierno. Así que esto pudiera empezar a reproducir este tipo de binomios: sociedad civil y sector empresarial”, señala.

Por ahí ya está formada una asociación entre civil y empresarial que se fundó como Rescatemos Nuevo León y que ya anunció que apoyarán (esto es, patrocinarán) a algunos candidatos independientes.

Y es que los empresarios, a través de sus organizaciones como Coparmex o el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), han declarado su abierta entrada a las elecciones.

“La Coparmex históricamente ha promovido la participación ciudadana en los procesos electorales, en ese sentido se hace un llamado a todos los miembros de los Centros Empresariales y a sus socios que tengan interés en lo personal de postularse como candidatos a un cargo de elección popular, a concluir su labor dentro de la Confederación, y convertirse en candidatos ciudadanos íntegros y honestos”, dijo el martes Juan Pablo Castañón Castañón, presidente nacional de la agrupación patronal del país.

Al parecer, amigo lector, los empresarios tienen ganas de entrar a la elección, tienen dinero, muchos han trabajado con la sociedad y hay varios con capacidad probada para los grandes retos, de manera que hoy tienen la mesa puesta para llegar al poder.

Claro, y hay que decirlo, no necesariamente defienden los intereses del pueblo, en todo caso defenderán primero sus propios intereses o su dinero, pero aun así serán una opción nueva en estas elecciones sin precedentes, donde nadie puede decir que la tiene asegurada… o ¿usted qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com