¿A quién le importan las campañas y promesas de los candidatos?

Se sabe que la gran mayoría de los votantes han decidido su voto antes de que inicie la campaña electoral.

Pues principalmente a los políticos y a los candidatos.

Para el resto de la gente la pregunta podría ser ociosa, a la mayor parte de la población poco le importan las campañas, incluso para la mayoría este periodo de campaña no ayuda a definir su voto.

Y es que, aunque la importancia de las campañas ha crecido en cada elección desde el 2003, al final no son lo más importante.

Cuando menos eso se desprende de un estudio realizado por Parametría en el 2012 donde se encuestó a mil personas a nivel nacional.

¿Cuándo decidió usted por cuál partido o candidato votar? Fue la pregunta que se formuló y a la cual el 37% de las personas contestó que siempre vota por el mismo partido, es decir, se trata de voto duro del total de los partidos políticos.

El 23% de los encuestados respondió que decidieron su voto en el momento en que supieron quiénes eran los candidatos, es decir, ni las campañas ni los debates iban a influir en su intención de votar.

El 9% de las personas aseguró que su decisión final la tomaron frente a la urna, el día de la elección.

Y finalmente, el 29% de la gente declaró que su voto se decidió durante las campañas electorales.

Estos datos de estudio nos indican que cerca del 62% de los votantes no cambian su intención del voto, unos acostumbran a votar siempre por su partido y otros más eligen al candidato desde el momento en que se dan a conocer las postulaciones.

De manera que las campañas en realidad se hacen para pelear la intención del voto del 38% del electorado.

A manera de resumen podemos decir que una campaña electoral es un conjunto de decisiones estratégicas para conseguir los votos de los ciudadanos.

Los partidos, candidatos y grupos grandes de asesores, analizan sus acciones pasadas y presentan estrategias para intentar convencer a las audiencias de que su candidato es el ideal.

Estratégicamente los analistas dividen en tres grupos el tipo de votantes: votantes reforzados, convertidos y desactivados.

Cuando menos así lo establece el libro base en estos aspectos de Ferrán Martínez i Coma: ¿Por qué importan las campañas electorales?

Las personas reforzadas son aquellas que declaran votar por una opción y finalmente así lo hacen, el voto duro de los partidos.

Se sabe que la gran mayoría de los votantes han decidido su voto antes de que inicie la campaña electoral, entonces los votantes convertidos son los que declaran ir a votar a un partido en cierto momento y finalmente votan por otro; este tipo de votantes son el dolor de cabeza para los partidos porque en las encuestas dan una intención y al final toman otra.

Finalmente, los ciudadanos desactivados son los que iban a hacer algo (votar por alguna de las opciones posibles) y al final no lo hacen.

Con esta información, estimado lector, lo que se busca es entender el sentido de las campañas, a quién van dirigidas específicamente y, por otro lado, pensar un poco en el tipo de votante que es uno.

Me parece que es bueno interesarnos en las campañas, amigo lector,  independientemente de si usted ya tiene definido su voto, porque normalmente las personas muestran otra cara en campaña, a veces se lavan la cara, a veces se ven más cínicos que nunca.

Es importante saber lo que andan prometiendo los candidatos, para llamarlos a cuentas cuando estén trabajando y de alguna forma cambiar ese dicho que repiten mucho los políticos mexicanos: “Prometer no empobreces”.

Quién sabe, lo cierto es que de nosotros depende que prometer obligue siempre a cumplir, asunto que normalmente no hacen estos señores que dejan su cargo y chapulinean o simplemente se pasan las promesas por el arco del triunfo. Hagamos algo: nadie se va sin cumplir lo prometido, ¿qué tal?.... usted, ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com