Como el gobierno no puede, vecinos armarán "trincheras" en las calles

Incapaces de cumplir con una de sus funciones principales, la de proveer seguridad al ciudadano, los municipios permitirán que las familias se atrincheren en sus colonias y calles.

La Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales aprobó ayer por mayoría la creación de una ley de juntas vecinales que legalizará el cierre de colonias por motivos de seguridad.

No me mal interprete, amigo lector, entiendo que si el gobierno no lo hace sentir seguro, está en su derecho de buscar la forma de hacerlo.

Pero la solución a los problemas de seguridad no debe recaer en los ciudadanos, ¿qué sigue?, ¿comprar un arma?

La seguridad es una obligación del gobierno y usted ya paga impuestos para ello.

Según la ley propuesta, el asunto implica que los vecinos se organicen en juntas vecinales, y si el 75 por ciento de los miembros de la junta está de acuerdo en el cierre, se procederá a poner una “pluma” o “maceteros”; después usted pone un guardia en la entrada y cobra cuota.

Para blindar la colonia con tres cuartas partes de los vecinos es suficiente, ¿y el 25 por ciento que se oponga?

Si usted no quiere cerrar, ni modo; si usted pierde una entrada o salida cómoda, ni modo; si usted no quiere pagar, ni modo, y no reclame, no es mayoría, aunque sea su casa.

La propuesta de ley llega con dedicatoria política, pues se trata de una iniciativa del PAN; todavía tendremos que ver cuál es la reacción del PRI, porque el gobierno ni modo que acepte ser inepto y se calle.

Primer paso: cerrar una calle, poner un guardia, blindar la colonia; el segundo paso llega en momentos de temor o rabia: vecinos haciendo justicia con sus manos, linchamiento.

Usted dirá, amigo lector, que exagero, pero tenemos casos recientes donde así sucedió. Terribles.

Por eso, que sean los gobiernos (estatal y municipal) los que se organicen, se coordinen y hagan justicia.

Es la autoridad quien debe resolverlo, no les quitemos esa responsabilidad. Mejor hay que exigirla.