El "fracking" como tema electoral; Nueva York ya decidió prohibirlo

Los ciudadanos  han peleado contra el método desde el 2004 porque contamina y consume mucha agua.

Ayer en conferencia de prensa y junto a sus secretarios de Salud y Conservación del Medio Ambiente, el gobernador de Nueva York informó que se prohibirá en su estado el método fracking para extraer gas o petróleo.

“He tenido en cuenta todas las estadísticas disponibles y encontré muchas preguntas y riesgos para la salud pública que todavía no tienen respuesta”, dijo el responsable de Salud del estado, Howard Zucker.

“Tras el estudio me pregunté si dejaría que mi familia viviera en una comunidad en la que hay fracking, y la respuesta es no. Por eso no puedo recomendar a ninguna familia que lo haga”, añadió.

Usted, amigo lector, y con justa razón, se preguntará por qué traigo el tema del fracking de vuelta a esta página si la resolución final de las cámaras, Diputados y Senado, fue la de permitir en todo el territorio mexicano la extracción por el método que sea y sobre cualquier interés o uso que tenga un terreno.

En realidad aunque hoy no existe una ruta para impedir el fracking en Nuevo León, tal como lo están haciendo en Nuevo York, bien vale la pena escuchar los argumentos y revisar la historia que llevaron a la consolidación de esta prohibición.

Los ciudadanos han peleado contra el método desde el 2004 porque contamina y consume mucha agua.

Los primeros activistas que trabajaron en concientizar a la gente fueron prácticamente a “cultivar en el desierto”, imaginemos lo difícil que es involucrar a una persona que vive en el piso 36 de un edificio, sobre lo importante que son las aguas subterráneas.

Difícil, pero los habitantes lograron la suficiente unidad para pedir a las autoridades que se detuviera el fracking hasta que se hicieran estudios serios sobre el impacto en el agua; en el 2008 se consiguió una moratoria legal.

Desde entonces se inició un proceso académico para dar un veredicto sobre el tema y poco a poco los ciudadanos se fueron involucrando y cientos de personajes famosos, liderados por Yoko Ono y su hijo Sean Lennon, se han unido para levantar la voz contra el fracking en Nueva York, desde Lady Gaga, Paul McCartney, Hugh Jackman o Anne Hathaway a Uma Thurman y Susan Sarandon, por mencionar a los más conocidos.

El movimiento de artistas y ciudadanos logró que el tema fuera motivo de debate en la elección para gobernador y el ganador se comprometió: “Dejaremos que los científicos decidan”, dijo Andrew Cuomo.

Ayer, con base en los estudios que durante seis años se realizaron, se tomó la decisión de prohibir el método fracking para extraer gas o petróleo en Nueva York. Bien por ellos, bien por el gobernador y mejor aún por los ciudadanos que demostraron músculo en un tema delicado y dudoso.

Pensando en Nuevo León, ¿qué sucederá si se llega a documentar que un pozo de extracción con fracking está contaminado el agua subterránea?, ¿cuál sería la ruta legal para clausurarlo o para poner en duda el método?

Los ciudadanos debemos interesarnos y manifestarnos sobre el tema, los políticos deben saber que nos interesa, y hay que buscar una ruta para actuar antes destruir el agua subterránea.

Me gustaría pensar que en esta futura elección, cuando tengamos candidatos en busca de votos, podamos sacarles algún compromiso concreto sobre el agua y la contaminación del fracking, que den su postura y que hagan compromisos.

Nuevo León no puede hacer lo que hace Nueva York porque las leyes son distintas, pero se puede gestar un movimiento que en un futuro pueda corregir el rumbo o cuando menos solicitar que se revise por hombres de ciencia, como en Nueva York… ¿será posible? ¿Usted qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com