El veneno que respiramos todos: ¿cómo se limpia el aire de Monterrey?

Les pregunté a los asistentes de una reunión si sentían que la contaminación del aire era un problema en Monterrey o en realidad las autoridades estaban exagerando un poco con la verificación vehicular y contingencia ambiental.

"Yo nunca he sufrido de alergias o problemas respiratorios; mi esposo, Ricardo, sí, él siempre tiene congestiones o molestias, pero yo nunca había experimentado la garganta reseca, como que aumenta la mucosa y se resecan los ojos también", comenta Cristina, quien el próximo mes dará a luz y se siente preocupada por lo que la contaminación pueda provocar en su pequeño que está por nacer.

"Debe ser por las pedreras y las industrias que contaminan cada vez más la ciudad", agrega.

El más reciente estudio de contaminación del aire en la zona de la ciudad en Monterrey dice que no son las industrias las más contaminantes, sino los automóviles.

"De todos los contaminantes, las fuentes móviles son las más importantes aquí en el área metropolitana, que están emitiendo contaminantes continuamente. Somos nosotros, en nuestros autos y transportes, después viene la industria", dijo Gerardo Mejía Velázquez, profesor titular del Centro de Tecnologías para el Desarrollo Sostenible del Tecnológico de Monterrey.

La declaración se realizó en la presentación del estudio que realizó el Tec de Monterrey y que concluye de manera muy general que los autos son más contaminantes que las industrias.

Lo relevante de este estudio es el cambio de prioridades: tenemos años sabiendo que las industrias de fundición y pedreras son los principales contaminantes de la ciudad, junto con el proceso de erosión (ríos secos y desmonte para casas habitación), pero este estudio pone en primer lugar la contaminación de los automóviles.

Existen otros estudios, muy buenos, que tienen otras conclusiones.

Según el reporte "Proyecto Técnico y Científico de Colaboración Conjunta México (Nuevo León)- Japón", la contaminación principal es la de materia particulada que se desprende de las pedreras, de la erosión de la tierra, de las chimeneas industriales y de los motores de diésel que transitan en la ciudad.

Los motores de los automóviles sí contaminan pero no son la principal fuente.

El estudio todavía se puede consultar en la página de Gobierno del Estado y, aunque es muy técnico, es específico en lo que se debe atacar para reducir la contaminación.

Con esto, estimado lector, no puedo ni deseo insinuar que el estudio del Tec de Monterrey no es correcto o que no es válido. De ninguna manera.

Es probable que la atmosfera sea cambiante y los resultados son variables según el año o el mes en que se realizan las mediciones. Y es probable que ni se puedan comparar por la metodología. Pero es extraño que sean diferentes en sus conclusiones.

Lo que sí es una realidad, y en eso no son diferentes los estudios, es que la ciudad de Monterrey es de las más contaminadas en América.

Si sabemos que hay contaminación de autos, ¿qué vamos hacer?

El Gobierno independiente propone una verificación vehicular, pero en la experiencia adquirida en la Ciudad de México en muchos años, propone otra cosa: disminuir el número de automóviles.

En esa ciudad existe una Secretaría de la Movilidad y ahí se hacen planes para coordinar la transportación en general y están planteando reducir el parque vehicular y aumentar otras formas de transporte. ¿Cómo la ve?

Si vamos a empezar en Monterrey un proceso para limpiar el aire, debemos observar lo que se ha hecho bien, no se trata de transitar por todas las etapas, por el contrario, debemos brincarnos las medidas más oscuras y contradictorias, es decir, hay que ponernos listos para salir rápido del agujero tóxico; no se trata de imponer todas las ocurrencias que ellos vivieron gobierno tras gobierno... o usted, ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com