Pregunta para "El Bronco": ¿Cómo se combatirá la pobreza en NL?

Tendrá que pagar 2 mil 300 mdp por compromisos adquiridos en el actual sexenio.

Desde el arranque de su campaña en el sur del Estado, Jaime Rodríguez Calderón tomó como suya la bandera de abatir la pobreza.

“La pobreza se va a chingar” si gano las elecciones, dijo en el ejido Pablillo en Galeana, la tierra que lo vio nacer, y montado a caballo habló de empleos, doctores y educación para todos los habitantes.

Un mes después, en su visita a municipios del sur, en Doctor Arroyo, el entonces candidato reiteró que su trabajo estaría centrado en ponerle fin a la pobreza en esos lugares.

“Si yo llego al Gobierno me voy a chingar la pobreza porque eso quiero, porque no es posible que gente se quede sin estudiar porque no tiene dinero, porque va a la bolsa de quienes gobiernan, pero si nosotros llegamos al Gobierno el sur se desarrollará enormemente y tendrá condiciones mejores, porque la gente se quedará con su familia”, aseguró.

“Nos tienen con mejoralitos cuando lo que tenemos que hacer es terminar con la pobreza. Se necesita que al Gobierno llegue alguien que ha vencido la pobreza y sepa de eso”, agregó.

Y cómo olvidar su cierre de campaña, ante miles de simpatizantes agradecía el apoyo recibido y aprovechó para sacar su propuesta.

“Propongo, raza, que juntos nos chinguemos a la pobreza, (pues) no se vence con discurso”, dijo y el público lo ovacionó.

El sábado se publicó en este diario un desglose local de los datos revelados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), donde se confirmó que en Nuevo León existe un millón 22 mil personas en pobreza.

Esto quiere decir que el 20.4 por ciento de los nuevoleoneses se encuentra en alguna situación de pobreza, según este análisis de 2014 de Coneval.

Pero si el 20 por ciento de la población no parece grande, hay datos en el desglose que puede ser más reveladores de la situación que vive el Estado.

Uno de cada tres personas, el 33 % de los nuevoleoneses (1 millón 679 mil personas), no tienen acceso a la seguridad social.

El informe dice también que el 29.5 por ciento de los nuevoleoneses (un millón 481 mil personas) tiene un ingreso inferior a la línea de bienestar.

La tercera parte de la población, 28 por ciento de los habitantes (un millón 406.7 mil personas), se encuentran vulnerables por carencias sociales.

Sobre la pobreza extrema, en Nuevo León se reportan 66 mil habitantes, esto es que son personas que padecen tres o más carencias de seis posibles que se miden en el estudio.

Quienes viven en pobreza extrema tienen un ingreso tan bajo que aun si dedicaran por completo sus bienes a la adquisición de alimentos, no podrían adquirir los nutrientes necesarios para una vida sana.

Estos datos, por fríos que parecen, son alarmantes, vergonzosos, en un Estado que presume de grandes ingresos e inversiones, endeudados para desarrollar todo menos a la población vulnerable.

Ahora que Jaime Rodríguez se decidió por la transparencia y se trasmiten por internet las reuniones de transición, a pesar del disgusto de los funcionarios salientes que nunca transparentaron nada, sabemos que El Bronco tendrá que pagar 2 mil 300 millones de pesos por compromisos adquiridos en el actual sexenio que, sumándose al servicio de la deuda y adeudos a corto plazo, suman cerca de 7 mil 113 millones.

Por eso, amigo lector, es necesario preguntarle a nuestro próximo gobernador, ¿cuál es la ruta a seguir?

Sabemos bien de su compromiso para combatir la pobreza en el campo y en la ciudad, fueron cosas de las que habló y adquirió el compromiso.

Es complejo porque muchas acciones posibles no son competencia del Gobierno Estatal, son asuntos federales o políticas macroeconómicas.

Con el panorama financiero y los datos sobre la pobreza en Nuevo León que se revelaron, la pregunta pertinente es: ¿Cómo hará el Gobierno de Jaime Rodríguez para combatir la pobreza?

alejandro.gonzalez@milenio.com