Partidos llorones y temerosos: aspirantes independientes a la alza

Dicen los partidos que lo importante es verificar que los candidatos en verdad tengan el apoyo ciudadano porque presumen que son falsas.

No deja de sorprender la reacción que los líderes de partido han tenido frente a los candidatos independientes.

Se asoma claramente, estimado lector, que el apoyo de los ciudadanos, en las firmas y en las encuestas, se está cargando para apoyar a los candidatos independientes como Jaime Rodríguez El Bronco y Lorenia Canavati.

Eduardo Bailey, dirigente estatal del PRI, aseguró que irán hasta los tribunales federales de ser necesario para que la Comisión Estatal Electoral (CEE) cumpla con la validación de firmas a candidatos independientes.

Si reunir las firmas que solicita la ley (110, 640 para ser candidato a gobernador) nada más para documentar el apoyo ciudadano, era ya una tarea fuera de proporción, y ahora que hay quienes lo lograron, los partidos hacen coalición para reclamar una auditoría detallada.

¿Qué quieren los señores de los partidos?

Nada más y nada menos, que se verifiquen cada una de las firmas contra una copia de la lista nominal y que sean grafólogos peritos quienes cotejen firma por firma.

Pero eso es ridículo, amigo lector, porque la CEE no tiene una copia de la lista nominal y, por seguridad, el Instituto Nacional Electoral (INE) jamás se las va a dar.

De buena fuente sabemos que durante la creación de los lineamientos que regulan las candidaturas independientes para el proceso electoral 2014-2015, en la mesa de trabajo la CEE propuso como requisito que las firmas llevaran huella digital y una copia de la credencial de elector del firmante.

Después de analizarlo, los mismos partidos rechazaron que se solicitara la copia de la credencial por su conveniencia.

Dicen los partidos que lo importante es verificar que los candidatos en verdad tengan el apoyo ciudadano porque presumen que son falsas.

Yo me pregunto, ¿y si los candidatos en verdad no juntaron firmas, qué les preocupa a los partidos? Un candidato independiente sin apoyo no te puede ganar una elección.

Al parecer, las preferencias en las encuestas y el apoyo ciudadano real, tiene temblando al sistema de partidos ahora que sus candidatos son un peso pluma para pelear el Estado más importante del país.

Sí, el más importante porque las proyecciones de crecimiento y de inversión extranjera directa son un récord nacional y las mieles de todo eso escurrirán en el próximo sexenio.

Cuando hago mención a las encuestas, respetado lector, quiero citar dos trabajos estadísticos donde se revela que los mexicanos sienten rechazo por los partidos políticos y que hay apoyo por los candidatos independientes.

En este estudio nacional, realizado por Consulta Mitofsky, se comparó el rechazo que provocan los partidos políticos en julio de 2013, y se compara con el que se tenía 6 años antes, después de un año de elecciones presidenciales.

En pocas palabras, se concluyó que la confianza en los partidos políticos en ambas fechas, no se ha recuperado y poseen una pésima imagen.

En una encuesta realizada por Parametría en abril de 2014 se les preguntó a las personas: ¿Usted considera que un candidato independiente es más o menos confiable que un candidato postulado por un partido?

El 28% respondió que más confiable, 38% dijo que menos confiable, 23% respondió que era igual de confiable y el 11% restante dijo no saber.

Si sumamos el “más confiable” (28%) con el “igual de confiable” (23%), resulta que para la población un candidato independiente cuenta con un 51% de confiabilidad.

Por eso los dirigentes están colgados del candil como gatos boca arriba, lo que se anticipaba en los estudios está llegando con mucha fuerza a la elección.

Falta mucho por suceder, pero la actitud medrosa de los partidos nos dice cuán fuertes ven a los candidatos independientes y el apoyo real que tiene cada uno, o usted, ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com