¿Nuevos partidos políticos en NL? Mismas caras, mismas mañas y fracasos

No deja de ser extraño que frente al discurso que ha mantenido el gobernador del Estado, Jaime Rodríguez Calderón, sobre la necesidad de sacar cada vez más, o lo más posible, a los partidos políticos del gobierno, recibimos en Nuevo León un contraataque sin precedentes de la clase política.

Resulta, estimado lector, que como nunca en la historia de nuestro estado se presentó una cantidad récord de asociaciones que tienen intención de formar un partido político.

En total 11 grupos se organizaron y solicitaron a la Comisión Estatal Electoral (CEE) un registro para consolidar un partido político.

Hay que decir que las reglas para formar un partido político se modificaron recientemente y hoy en día es más difícil obtener el registro. Enhorabuena, pues.

El que desee registrar un partido debe conseguir la afiliación de cuando menos 9 mil 753 personas que, además de registrarse, acudan a las juntas de asamblea que se realicen, donde habrá un observador de la CEE para dar fe de la asistencia de los miembros.

Y no sólo eso, otro de los requisitos es la celebración de una asamblea en por lo menos 34 de los 51 municipios del estado, o 17 de los 26 distritos electorales locales, según la Ley Estatal Electoral.

Para consuelo de todos nosotros, de las 11 asociaciones que solicitaron registro, nada más cuatro calificaron como una propuesta seria.

Esa es la buena noticia, porque la mala es que son barajitas repetidas, son los mismos partidos que perdieron el registro en la pasada elección.

Se trata de Luis Servando Farías González, del ex partido Cruzada Ciudadana, que alcanzó la increíble cantidad (increíble por baja) de mil 477 votos y el señor hoy quiere registrarse nuevamente, pero ahora debe afiliar a casi 10 mil personas que deben asistir a sus asambleas, es decir, no es asunto de juntar unas firmas y ya, no señor, debe celebrar reuniones con ellos, en presencia de los observadores de la CEE.

Lo mismo sucede con Alain Gerardo Sandoval Serna del ex Partido Demócrata y que hoy solicita nuevamente un registro de partido para Rectitud, Esperanza Demócrata.

Por si lo extrañaban, regresa también Esteban Tello Romero, del desaparecido Partido Encuentro Social y que hoy se presenta como Regios Libres.

Y la cuarta asociación que busca consolidarse la dirige Armando Maldonado Galván, de quien poco sabemos porque no es, cuando menos, un político reciclado, y busca consolidar Ciudadanos Regiomontano Trabajando.

¿Qué quieren estos señores que buscan otra vez tener un partido político?

Dígame malpensado, pero quieren una rebanada de los 170 millones 254 mil 733 pesos (cantidad para este 2016) que cada año se les da en Nuevo León a los partidos.

El que menos recibirá este año es Encuentro Social (PES) que tendrá 4 millones 51 mil 824 pesos. Y claro el PAN recibirá 53 millones, PRI 46 millones, Movimiento Ciudadano 23 millones, El Verde Ecologista 16 millones, Nueva Alianza 13 millones y el Partido del Trabajo 13 millones de pesos.

El dinero sale de la bolsa y de los impuestos de usted y de todos los ciudadanos cumplidos de Nuevo León.

Sería muy malo que no se le diera oportunidad a nuevas corrientes de pensamiento, nuevas asociaciones y grupos, finalmente la democracia está siempre en construcción y en cambio junto con los ciudadanos, pero el regreso de personajes acartonados, añejos y por los que nadie nunca vota ni apoya, deberían quedar fuera de este registro.

Queda cuando menos la esperanza de que no logren cumplir su meta de conseguir casi 10 mil afiliados a su club político, porque no será fácil, pero en tiempos de candidatos independientes y ciudadanos, estas sanguijuelas de los presupuestos están de más. Ya es tiempo de que lleguen nuevos candidatos, nuevos valores o gente respetable y con experiencia en el servicio público... o usted ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com