Margarita: el "golpeo" la fortalece, la popularidad pesa más en una elección

Las encuestas que se han publicado en diversos medios mantienen a Margarita Arellanes como una candidata fuerte en las preferencias para ser gobernadora.

Las más recientes acusaciones contra la propaganda del municipio de Monterrey (esa que dice MA’s en un logotipo), que los militantes del PRI han interpretado como las iniciales de la alcaldesa y que ella defiende diciendo que “Monterrey se escribe con M”, han comenzado a calentar el ambiente electoral.

El intento del PRI por detener lo que ellos ven como una promoción de la alcaldesa, ha traído más beneficio que desprestigio a Margarita Arellanes, la guerra sucia (no sabemos de quién) con anuncios de una contracampaña, incluso el intento de asentarlo como delito ante la CEE, podría hacerla más fuerte, algo parecido a lo que sucedió con el famoso intento de desafuero de Andrés Manuel López Obrador, claro, toda proporción guardada.

Las encuestas que se han publicado en diversos medios mantienen a Margarita Arellanes como una candidata fuerte en las preferencias para ser gobernadora.

Todo esto, y hay que recordarlo, amigo lector, a pesar de problemas conocidos como el de la basura (donde se realizó una extraña licitación para cambiar de compañía de recolección), los vínculos de la alcaldesa con un casinero, la falta de policías en la Regia, la entrega de las llaves de la ciudad a Jesucristo, entre algunos casos polémicos.

Es difícil de creer, pero un candidato incluso acusado por corrupción, no tiene menos oportunidades, o cuando menos eso se dicen un par de estudios realizados en Francia e Italia sobre el tema.

Un estudio del investigador Raffaele Asquer de la Universidad de California en Los Ángeles (junio de 2013), abordaba situaciones encontradas en las elecciones realizadas en Palermo, Italia, en 1994, cuando más vínculos había con la mafia.

En este trabajo se explica cómo uno de cada tres legisladores estaba acusado legalmente, no mediáticamente, y como resultado los legisladores acusados de corrupción se reeligieron porque los votantes no castigaron la mala conducta. En algunos casos los partidos filtraron a los más corruptos y ya.

En otro trabajo realizado en Francia por Bertrand Claude Lemennicier, del ICER-Centro Internacional de Investigación Económica; de la Sorbonne Université Panthéon-Assas, París, se analizó en la elección para alcaldías del 2001 de este país, cómo fue que los políticos acusados y procesados por corrupción se reeligieron.

“Los resultados implican que el efecto favorable es mayor que los efectos adversos de los cargos de corrupción y su castigo. Los votantes parecen estar dando menos importancia a las acusaciones de corrupción que la popularidad de los candidatos”, se menciona en las conclusiones del trabajo entre otras cosas.

Usted podría decir, estimado lector, que el caso de estas democracias europeas no se puede importar a nuestra ciudad por aspectos culturales, tal vez, pero se trata de estudios que tratan de explicar conductas extrañas en los votantes y hay que recordar que existen casos similares en nuestra democracia o ¿acaso no hay corruptos en México en los puestos de elección?

Al parecer la popularidad es más importante, o penetra de mejor manera, en la intención del votante que los aspectos de corrupción que muchas veces se ven como golpeteo político, de manera que no resulta una buena estrategia para bajar del ring a un candidato, por el contrario, lo hace más popular y por lo mismo más fuerte.

Si el PRI ve en Margarita un rival de cuidado, deberá analizar mejor su estrategia y ser menos visceral, dejar las denuncias de corrupción y descrédito en los medios, eso se puede revertir, porque hasta hoy todo parece salirle mejor a la alcaldesa, incluso cuando recibe golpes fuertes… usted ¿qué opina?  

alejandro.gonzalez@milenio.com