Hoy se marcha por 43 de Ayotzinapa, ¿y los mil 248 desaparecidos de NL?

Los números son fríos, pero hay más de mil familias que no conocen el paraderos de una hija, esposo, hermano o padre, es alarmante, ¿dónde están?

Cuando se conoció el evento de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero, el proceso de justicia tardó en activarse muchos días, el Gobierno Federal tardó en reaccionar para atraer el caso, fue necesario que la sociedad en todo México reclamara para ver una acción concreta, el procurador se condujo cauto al respecto de las detenciones que se consiguieron, igual que al difundir las declaraciones y confesiones.

Pero al final del día en este terrible evento hay una ruta a seguir, unos restos encontrados, peritos mexicanos que revisaron el AD, peritos argentinos que cotejaron el ADN y los terceros peritos en Austria que harán una revisión final con la mejor de las tecnologías.

Los familiares de los desaparecidos están en su derecho de dudar de todo, continuar su búsqueda y reclamarlos vivos, pero una cosa sí es segura, han recibido la atención que miles de familiares con desaparecidos jamás tuvieron.

En Nuevo León nada más la asociación civil Ciudadanos en Apoyo de los Derechos Humanos (CADHAC) tiene registradas de 2009 al 20 de octubre de 2014, un total de mil 248 personas desaparecidas.

Los números son fríos, pero hay más de mil familias que no conocen el paraderos de una hija, esposo, hermano o padre, es alarmante, ¿dónde están?

La familia busca siempre vivo a su ser querido, difunden fotos y mantienen la esperanza, así debe ser, pero es probable que en realidad esté en alguna fosa clandestina, en una de tantas que el crimen organizado hizo (y tal vez aún hace) para desaparecer gente.

¿Cuántas fosas se han encontrado en Nuevo León? No sabemos, la Procuraduría en el estado no quiso responder a solicitud de los familiares con desaparecidos.

Fuerzas Unidas por Nuestros y Nuestras Desaparecidas en Nuevo León (Fundenl)  realizó una solicitud de información para saber el número de fosas o enterramientos clandestinos descubiertos por las autoridades de 2009 a 2014, el número de cuerpos encontrados en ellas, el número de identificaciones por ADN y el lugar donde se encuentran resguardados.

La Procuraduría del Estado respondió que no procedía la solicitud y dio algunas explicaciones jurídicas para justificar su negativa.

Y es que los familiares de desaparecidos y las autoridades han tenido varios roces y desencuentros, lo que ha llevado a la pérdida de confianza en la autoridad.

Está el caso de Brenda Damaris González Solís, donde la familia recibió unos restos con un procedimiento extraño y lleno de misterios; dos años después han tenido que pagar por su cuenta una verificación de ADN para su tranquilidad, pues el tiempo estimado de los restos y la ropa encontrada en ellos no corresponden a la víctima.

En cada detalle, caso por caso, la confianza se ha ido minando, deteriorando; no es gratuito que en el proceso de Ayotzinapa se contrataran peritos extranjeros, en los mexicanos no se confía.

Hoy se ha convocado a una marcha nacional solidaria en apoyo a las familias de los 43 normalistas desaparecidos; en Monterrey saldrá de La Purísima y marcharán hasta la Macroplaza.

Ya se han organizado marchas similares en apoyo a las familias de los desaparecidos en Nuevo León, pero la de hoy lleva el ingrediente especial de ser una marcha nacional de desaparecidos.

¿Cuántos desaparecidos hay en México de 2009 al 2014?

Como se estima que son miles los desaparecidos deberíamos tener un procedimiento digno y fiable para buscar a los que están vivos, identificar restos y tratar adecuadamente a los familiares. Pero para eso los gobiernos estatales y el federal deben aceptar el tamaño del problema, dar información, compartir el dolor y el luto… responsabilizarse.

alejandro.gonzalez@milenio.com