Gobierno y replaqueo: la confianza perdida

Primero, y antes de entrar en el tema de las placas, quisiera recordar que Rodrigo Medina prometió eliminar el cobro de la tenencia, ¿por qué no ha cumplido el gobernador?

Seguramente dirá que cobrar la tenencia es una acción necesaria y responsable (así se expresó del replaqueo); usted tendrá la mejor opinión, amigo lector, pero tal vez cumplir con la palabra empeñada, ayudaría un poco a recobrar la confianza perdida.

El asunto del replaqueo ya terminó por “politizarse” y la lógica ya no es la que impera. Malo el cuento.

Por ejemplo, el secretario de Finanzas, Rodolfo Gómez Acosta, lanzó la amenaza contra quien se quiera poner el saco: si se anula el cobro del replaqueo en Nuevo León, las finanzas del estado y municipios serán afectadas, y los gastos generados, de todas maneras se le cobrarán a los ciudadanos.

Rudo, el gobernador dice que no se le dará marcha atrás, se cobrarán tenencia y placas

Los alcaldes del PAN están en contra y prometen no multar a los que no cambien placas.

Los legisladores aseguran que el dinero de las placas no es necesario y han formado una iniciativa para eliminar el replaqueo obligatorio.

No sé como lo vea usted, amigo lector, pero más allá de los intereses políticos que parecen tener todos en este asunto y con miras electorales, los ciudadanos necesitamos recobrar la confianza.

Por ejemplo, después del robo de las 300 mil placas y de la justicia a medias que se aplicó en el asunto (qué difícil hacer crítica a la impartición de justicia, pero hay un clamor popular, los ciudadanos no estamos conformes con lo que se ha hecho), ¿usted confía en el Instituto de Control Vehicular?

Otra. En octubre pasado, la Auditoría Superior del Estado denunció que el ICV aún no cuenta con un sistema efectivo para control de sus almacenes.

 “El Instituto carece de un sistema de inventarios que le permita llevar un control y registro de las entradas, salidas y existencias de los distintos artículos que maneja (placas, licencias, formas HITUV-1-A, micas auto adheribles para tarjeta de circulación vehicular y Sticker para embutido de placa de circulación) en sus almacenes y delegaciones”, señala el documento.

Así las cosas, ¿cómo tenerle confianza al ICV?

Al final parece que el gobierno necesita cobrar ese dinero, pero los ciudadanos no tenemos ya confianza, la reventaron con malos manejos, la perdimos toda.

El gobierno quiere imponer un cobro y no ha hecho nada para recobrar la confianza, ni acciones concretas ni explicaciones detalladas; ¿desinformar es la táctica?

Tal parece que debemos tragarnos la imposición y ya. Por esta razón las acciones del PAN van ganando terreno y aceptación.

Creo que en estos momentos quisiéramos ver un Rodrigo Medina que salga a decir que no habrá replaqueo y que eliminará la tenencia, que ya hizo ajustes, que son buenos administradores y que podrán hacerla sin ese dinero para no impactar a los regiomontanos; un gobernador sensible a la gente, que entienda lo difícil que han sido estos años de violencia, de ninis sin trabajo, de bajas oportunidades, de gastos y robos…

Pero, si por el contrario, vamos a ver un Rodrigo Medina rudo y cobrador de impuestos, tendrá que recobrar la confianza, hacer un proceso transparente y convencernos de que es seguro y a prueba de tranzas.

Para recobrar la confianza, deberá primero convencernos de que él y la institución, son confiables.

Que me dice, amigo lector, ¿usted confía en Rodrigo Medina?